Mi hijo/a se quiere pintar, ¿le dejo?


Es muy probable que muchas de nosotras hayamos visto hace años una niña de tres años con las uñas pintadas y hayamos pensado "mi hija nunca irá así". Y es posible que ahora que somos madres esa opinión se haya relativizado un poco.

Si tu niño/a se quiere maquillar, habría que atender a cuatro variables:


  • La edad
  • El motivo
  • El sexo
  • El tipo de maquillaje


Antes de que os echéis encima, me explico:

En cuanto a la edad, si tu hijo/a es muy pequeño, lo más probable es que simplemente quiera jugar. A los peques les encanta pintarse la cara en las fiestas y esto es más o menos lo mismo. Para ellos es disfrazarse, y disfrazarse es un juego simbólico que contribuye a su aprendizaje y a su desarrollo, que además nos ayuda a los adultos a conocerles mejor al permitirnos comprobar cómo perciben nuestro mundo. La mayoría de las veces lo hacen por imitación, ya sea de la madre, la abuela u otros amigos.
El debate está entre si le debemos eliminar el pintauñas después o le dejamos ir así al cole. ¿Le enseñamos que puede jugar en casa, pero que no es apropiado ir al cole así? Quizás lo entiendan, o quizás no... Ahí ya cada familia tendrá que valorar si lo puede gestionar o merece la pena la rabieta... En todo caso, yo recomiendo pactarlo primero: Te pinto para jugar pero después lo tenemos que quitar, ¿vale?

Pero si hablamos de una niña de 9-10 años, tendremos que atender al motivo: ¿Está jugando a disfrazarse o está intentando ser más "guapa y sexi"? En ese caso habría que preguntarse qué ejemplo les estamos dando, qué modelos sociales tiene esa niña a su alrededor. Es muy difícil luchar contra corriente, y muchas preadolescentes tienen ya asimilado que el éxito social de una mujer se mide en base a su capacidad de seducir. Nos bombardean con publicidad, con modelos irreales, nos acomplejan..., y todo esto en una personalidad en construcción es difícil de gestionar, por lo que la educación es muy, muy importante desde que son pequeñas.

¿Pero y si es un poco mayor? ¿Si tiene 13-14 años? Pues hagamos un ejercicio de memoria: ¿Cómo éramos nosotras con 13-14 años? ¿En qué curso estábamos? ¿Cómo eran nuestras amigas? ¿Qué amigos teníamos? ¿Estábamos preocupadas por nuestra chocolatina y nuestros playmóbil o ya empezábamos a prestar atención a un niño, a pisar alguna discoteca en un cumple, etc.? Muchas veces nos escandalizamos porque nuestras hijas lo hagan y resulta que no es tan raro. Nuestra labor consiste en estar igualmente a su lado, en comprobar que es consciente de lo que está haciendo, en ayudarle a hacerse mayor.

¿Pero y si no es una niña? ¿Y si es un niño? Exactamente igual, hay que fijarse en la edad. Un niño pequeño quiere jugar de la misma manera que una niña. En cambio, un adolescente es más difícil de interpretar. Un adolescente que se maquilla exageradamente, lo más probable es que esté tratando de llamar la atención y lo que habrá que averiguar es por qué y cuál es su mensaje.

Y por último llegamos al tipo de maquillaje:
Sobre todo con los niños pequeños, nos preocupamos de comprarle productos específicos, que contengan químicos agresivos, etc. Si sabemos que a nuestro peque le gusta maquillarse y nos lo va a pedir, deberíamos tener la precaución de comprar también maquillaje ecológico.
No tiene sentido comprar una crema solar de filtro físico y luego dejarle usar nuestros cosméticos.
Os recordamos este post sobre los componentes químicos a evitar.

Aquí os dejo algunos enlaces a maquillajes ecológicos que, en estos casos, no está de más invertir:

Pintalabios:

Pintauñas:

Sombra de ojos:

Colorete:



__________________________________


¡Y aprovechamos para recordar que nuestro curso de BLW empieza en pocos días!
¡Apúntate aquí o escríbenos a cris@lardamma.com!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

La información ofrecida aquí es gratuita. Dejando un comentario, que puede ser anónimo, nos ayudas a posicionarnos mejor en los buscadores para que más familias que nos necesitan puedan encontrarnos.
¡Gracias!