Secretos con mamá, por Yolanda castillo


Mamá tengo que contarte un secreto, cosas que quizás nunca has pensado.
Sabes, cuando todavía era muy pequeño y estaba creciendo en tu útero, sentía el latido de tu corazón. Sus latidos guiaban los míos, me fortalecían y me hacían sentir cuaáto me quieres; incluso antes de saber que yo estaba en tu útero.
Tu útero fue el mejor hogar, sentía tu calor y tu protección, siempre muy cerca de ti. Sé que tú me sentías, eso me hacía feliz.
Me movía, porque sentía los movimentos de tu útero como si fuese otro corazón que me abrazaba. Sabes mami, tu útero también late, así que has tenido la bendición de tener tres corazones acompasados dentro de tu cuerpo.
Cuando acariciabas tu barriga, sentía tus caricias, me hacía feliz saber que las manos que me acariciaban cuando nací estaban tan próximas de mi y yo las veía como un reflejo.
El sonido exterior que más me gustaba escuchar era tu voz, para mí una melodia. Reconozco el ritmo y el color de tu voz, desde que empecé a formarme dentro de ti.
Cuando nací, conseguía reconocer tu voz entre las demás voces que estaban cerca. Confía en ello mami, porque tu voz me ha guiado durante cuarenta semanas.
Me gustaba mucho cuando te movías. Tus paseos más tranquilos me hacían sentir acunado y acurrucado dentro de ti.
Cuando estabas más agitada y caminabas más rápido sentía que estábamos bailando juntos. Era un momento muy divertido.
Siempre me he sentido muy cerca de ti mamá.
Me siento feliz al saber que iba contigo a todas partes.
Siempre me he sentido muy cerca de ti mamá.
En tu útero empecé a escribir en mi memoria un diario; el diario de esta aventura que iniciamos juntos.
Gracias mamá por darme la vida.



Yolanda Castillo
Doula, Terapeuta, Educadora perinatal.
Centro.medicina.holistica2013@gmail.com

1 comentario:

La información ofrecida aquí es gratuita. Dejando un comentario, que puede ser anónimo, nos ayudas a posicionarnos mejor en los buscadores para que más familias que nos necesitan puedan encontrarnos.
¡Gracias!