Primera hora después del nacimiento

Primera hora después del nacimiento
¿Qué sucede en ella?¿Cuál es su importancia?



Durante todo el embarazo, nos concentramos en esas aproximadas 40 semanas; en estar bien, pensar como nos organizaremos, como cambiará nuestra vida, como será el bebé, a quién se parecerá, etc. También dedicamos una atención especial, al momento del parto, sobre todo cuando el momento se acerca. Leemos y nos informamos con la intención de saber más, de sentirnos preparadas. En cambio, existe un gran vacío en la mayoría de los casos, en relación al pos-parto. Un elevado porcentaje de mujeres cuando están viviendo esta fase, sienten que nadie las ha preparado para ella, y que no es un mar de rosas.
Pero si creemos que existe poca información en relación al pos-parto, todavía existe menos en relación a la primera hora posterior al parto, a los “cuidados” realmente necesarios y vitales.
Las mujeres casi siempre sienten que este momento no es el que han idealizado, y que no es tratado con el respeto y relevancia que requiere un momento tan importante como este.
Primera hora de pos-parto de la mujer y primera hora de vida extra-uterina del recién nacido, son el inicio de un nuevo ciclo, de una vida en familia y de un sinfín de aprendizajes.
Casi nunca explican cual es su importancia o que debería suceder en ella. Suele suceder todo tan deprisa, que a veces pasan años sin que la mujer reflexione como ha sido ese primer contacto, el primer momento con su hijo y que repercusiones ha tenido en la vida de ambos.
Existen mujeres que relatan que tardaron una hora o incluso más, dependiendo como haya sido el parto, en ver a su hijo, en cogerle en brazos, en abrazarlo, olerlo, sentirlo. Algunas sienten que les han despojado de ese momento mágico.
El bebé necesita a su madre y la mujer necesita a su hijo.
El hábitat del recién nacido es su madre, es lo único que conoce. Es una necesidad para el bebé, estar en contacto piel con piel con su madre, nada más nace. Mucho antes que realizar cualquier procedimento médico (siempre y cuando la vida del bebé o de la madre no estén en riesgo) o protocolarios, como limpiarlo, vestirlo, etc. Entre otras cosas, el bebé no está sucio, para que necesiten limpiarlo de forma brusca nada más nace, sino que está protegido. Por otro lado, ninguna pieza de ropa le va a aportar el calor, bienestar y tranquilidad, que estar en brazos de su madre piel con piel. Así que casi siempre el bebé es retirado a su madre en estos primeros instantes. ¿ Ya habéis pensado como os sentiríais si de repente os sacasen de vuestros hogares, de vuestras familias, países, etc., y todo fuese desconocido para vosotros? Hasta la forma de respirar?
¿Sería difícil verdad? Pues imaginaros para los bebés. Que nacen en un entorno que todo es novedad para ellos y que lo único que desean es el contacto con el mundo que ya conocían: su madre.
Para profundizar más, es fundamental saber, qué suponen para el bebé los primeros momentos extra-uterinos, para comprender mejor la importancia de todo este proceso y del contacto piel con piel con su madre.
El bebé es sometido a un corte repentino, su mundo cambia en breves instantes.
Con el nacimiento y corte del cordón umbilical, precoz muchas veces, el bebé tiene que adaptarse a una nueva forma de respirar y alimentarse. El corte tardío del cordón umbilical, además de muchos otros beneficios, de los cual os hablaré en otro artículo, ayuda a que el bebé inicie su adaptación a este nuevo entorno de una forma menos brusca, dándole tiempo, sin estrés, porque el contacto piel con piel, le aporta seguridad y tranquilidad, reduciendo los niveles de producción de adrenalina.
¿Qué más cambios siente el bebé? ¿Cómo le beneficia en ellos el contacto piel con piel con su madre?
Otro cambio notable para el bebé es la diferencia de temperatura que existe entre su vida intra-uterina y ahora la extra-uterina. En su vida intrauterina, a no ser que la madre haya tenido fiebre y no en todos los casos, nunca ha sentido diferencias de temperatura. Estaba tranquilo y cómodo en su ambiente. Pero en el momento del nacimiento, sufre un cambio térmico, y sus mecanismos de termorregulación no son lo suficientemente maduros para regularse y adaptarse rapidamente al medio.
El contacto piel con piel, además de relajar a la madre y el bebé, en estos primeros instantes, también ayuda a regular la frecuencia cardíaca del bebé y su respiración. Recordemos que su madre es su hábitat y estar en su hábitat le ayuda a autorregularse.
    Si seguimos explicando el significado de este “corte”, después del nacimiento del bebé,  tenemos que hablar del vínculo entre la madre y el bebé. Durante meses, el bebé vive dentro del útero, siente el cuerpo de su madre, la placenta y el cordón umbilical hacen parte de él y de sus mecanismos. Asimismo también los vinculan físicamente. Pero además de esa vinculación física que se crea a través del cordón, también se crea la vinculación emocional, en la que durante mucho tiempo se sienten uno, son un todo el uno para el outro. El bebé se siente protegido por su madre en el útero materno, siente su amor, su voz, sus emociones en forma de caricias, sus latidos… ella es su hogar, todo lo que conoce.
En muchos partos que tienen lugar en ambiente hospitalar, el recién nacido es separado, tal y como mencionábamos antes. Esto sin duda resulta para el bebé, porque cuando sale de “su útero”, su casa, no encuentra a su madre, pero si a personas que para él son desconocidas que lo manipulan y no le dan su tiempo. En estos primeros instantes es fundamental que el bebé esté en brazos de su madre, para que se afiance el vinculación entre ambos, sin que este momento de la mujer y su cría sean perturbados. La primera mirada, el primer contacto piel con piel, es el afianzar el enamoramiento entre la madre y su bebé. En este momento se produce una liberación de oxitocina, la llamada hormona del amor, que favorece a este enamoramiento y vinculación de ambos. La vinculación entre madre e hijo, es como un libro infinito de possibilidades, aprendizajes y crecimiento, donde todo tienen inicio, y donde lo primero que siente es amor, no solo el que su madre le transmite emocionalmente sino también el que emana a través de las hormonas de su cuerpo.
¿Porque es tan importante la vinculación extra-uterina en la primera hora de vida?
Esta vinculación es un regalo, porque es el primer peldaño para fortalecer su autoestima, seguridad, confianza, amor propio; para aprender a amarse incondicionalmente, etc. Además, a medida que crecen, son niños que aprenden a vivir con mayor libertad, sin miedo a explorar, incluso sin miedo a explorar en su interior, se convierten en niños con gran facilidad en amar a todo lo que lo rodea, entre otras cosas.
El contacto piel con piel en la primera hora de vida del bebé, así como la vinculación, favorecen a una mayor regulación del sistema nervioso central. Ya que su cuerpo no ha sido sometido inicialmente a un estrés, que en muchos casos es traumático y en el futuro se puede manifestar con miedo a su madre. Sino existe este estrés inicial, su organismo tampoco se descontrolará y tendrá mayor dificultad en iniciar sus ritmos de forma adecuada. Cualidad que se suele prolongar y manifestar los primeros años de vida.
 El contacto piel con piel en esta primera hora de vida, es significativa para crear impronta y para el inicio y suceso de la lactancia materna.
Son muchos los beneficios y ventajas que existen en el contacto piel con piel en esta primera hora de vida. Pero también los riesgos de que esto no sea así, no sólo fisiológica sino también emocionalmente. Ya que los bebés separados de sus mamás, suelen ser más ansiosos, tienen miedo a ser separados de su madre (sobre todo cuando van creciendo y desarrollando otras capacidades de comunicarse y manifestarse). Existe también mayor probabilidad de fracasso en la lactancia porque no ha recibido los estímulos necesarios para crear impronta, etc.
Esta primera hora posterior al parto, es muy importante para ambos, no sólo para el bebé.
La madre libera uno de los picos más altos de oxitocina en el post-parto inmediato. Pico del que ambos se benefician cuando la madre tiene a su bebé en brazos, piel con piel. Pero en contrapartida, este pico le genera cansancio, estrés y confusión, cuando no sabe donde está su bebé, o no ha tenido ese contacto con él. El contacto piel con piel en la primera hora de vida del bebé, también disminuyen las posibilidades de que el bebé y la madre no sufran estrés post-traumático y reduce las probabilidades de depresión pos-parto en la mujer.
    Cuando la madre es respetada y siente que no es despojada en la primera hora posterior al parto, de este momento de amor y vinculación, sino que ella y su bebé son protagonistas, consiguen beneficiarse, y dar los primeros pasos para un pos-parto consciente y en amor.
La información y confianza son claves para que veamos y vivamos cada segundo como una oportunidad de cambio y transformación. Una oportunidad para iniciar cambios y poder vivir cada etapa como un acto sagrado de amor entre madre e hijo.

Yolanda Castillo
Doula, Educadora Perinatal y Terapeuta holística.

Centro.medicina.holistica2013@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La información ofrecida aquí es gratuita. Dejando un comentario, que puede ser anónimo, nos ayudas a posicionarnos mejor en los buscadores para que más familias que nos necesitan puedan encontrarnos.
¡Gracias!