LA LIBERTAD DE LA MUJER

“¿Hay algo más feminista que gestar (informada), parir (empoderada) y criar (con apego)?”  Inma Marcos.

Cuando leí esta pregunta pensé… ‘pues sea considerada un acción feminista o no, realmente creo que sí es el mayor acto (tal cual) de libertad que una mujer puede realizar durante su ciclo vital’.



Vivimos en la era de la información y, a veces, veces damos por hecho muchas decisiones y acciones sin cuestionar o cuestionarnos ¿Por qué? ¿Quién lo dice? ¿Desde cuándo? ¿Qué lo causó? o ¿Qué consecuencias tendrá?

La información actualizada y no manipulada forma parte de la libertad de elección de cualquier persona y especialmente de la mujer cuando nos planteamos gestar, parir, amamantar o criar con respeto.

El pasado 5 de mayo de 2016 realizaron un breve debate televisivo en un espacio informativo de TVE en Cataluña (‘Vespre a la 2’), donde participaron a partir del minuto 40 Carme Freixa (periodista y psicóloga) e Inma Marcos Marcos (comadrona de partos domiciliarios y Consultora de lactancia materna). El programa tituló el mini reportaje introductorio al debate 'Eco - dones' (Eco - mujeres) y relacionaban crianza con apego, pañales de tela, compresas ecológicas, copa menstrual, productos ecológicos, crisis socioeconómica y moda ¡Vaya popurrí!


Durante el reportaje, pregunta la periodista y presentadora Miriam Piñol si ‘¿todo lo que es natural se ha puesto de moda o su práctica es consecuencia de la crisis socioeconómica?’  Comenta que algunos hombres y mujeres siguen una tendencia de conciencia ecológica que también defiende una crianza natural, como los partos en domicilio (comparándolo con ‘volver a lo que hacían nuestras abuelas’) y lactancia prolongada, resultando un movimiento que cuestiona el actual sistema médico protocolario. Explica también Piñol que, ‘ciertos sectores feministas, ven en esta forma una manera de recluir a la mujer en casa y un paso atrás en la libertad de la mujer. El cuerpo de la mujer vuelve a ser el punto central del conflicto’. 

Vamos a ver… la crianza con apego ni es una moda, ni sigue un manual estandarizado, ni es una doctrina. Al igual que hablar de maternidad o lactancia natural no tiene por qué estar ligado taxativamente a pañales de tela, a la copa menstrual o al parto domiciliario. Además, parir en casa no es volver a la época de nuestras abuelas; es decidir hacerlo de manera responsable, informada, libre y acompañada por profesionales preparadas y respetuosas. La vivencia, acompañamiento y comprensión del parto debería percibirse como algo sano, natural y único (sobre todo para la mujer).
A continuación os resumo y transcribo las ideas básicas del debate, para que aquellas personas que no entiendan el catalán puedan comprender el contenido del mismo:

Una vez se abre el debate, M. Piñol lanza la pregunta ‘¿Conciencia ecológica o volvemos al pasado?’ A lo que Inma Marcos expone que ‘la cuestión es que las mujeres podamos escoger lo que queremos hacer y está muy bien que existan productos de todo tipo para atender el tema de la menstruación  y que cada mujer pueda escoger lo que le vaya mejor a ella; igual que a la hora de parir o amamantar’.

Totalmente de acuerdo con I. Marcos, las mujeres somos libres para escoger lo que queramos… hay mucho feminismo malentendido, como el que expone Carme Freixa.
Marcos comenta que ‘las mujeres tienen derechos a la hora de parir y criar a sus hijos. Es evidente que la violencia obstétrica no tiene nada que ver con las copas menstruales’.

Freixa cuestiona las prácticas en torno a la lactancia prolongada y a la crianza natural. Pregunta si ‘¿Es natural?’, abalando que en el s. XVI, XVII y XVIII (Edad Media) ‘las mujeres eran trabajadoras y dejaban a sus hijos envueltos y colgados de un clavo como crisálidas mientras ellas trabajaban como planchadoras o los amamantaba una ‘dida’ (mujer que amamantaba a bebés de otras mujeres), incluso mujeres de clase obrera’. Pero lo cierto es que la burguesía era la única clase social que podía permitirse una ‘dida’, la información que ofrece Freixa está sesgada.

I. Marcos afirma rotundamente que ‘la lactancia materna es natural y no es comparable con lactancia artificial’.




C.Freixa sigue con el discurso de que ‘la lactancia se ha de poder escoger y que porque la mujer tenga tetas no tiene la obligación de dar de mamar. Hacer crianza con apego y lactancia prolongada es una doctrina y se consideran mejor mujeres (desde dentro del grupo) a aquellas que realizan ese modelo, que a las mujeres que no siguen este método ni la lactancia prolongada ’; a lo que I. M puntualiza que si ‘tienes tetas, tienes derecho a amamantar y son respetables las mujeres no quieran hacerlo, pero que decidan teniendo la información adecuada’. También expone que nadie está diciendo que unas mujeres sean mejor que otras por seguir o no un modelo. ‘Lo que estoy diciendo es que si no hay información, no hay libertad para escoger’. 

Miriam Piñol menciona que ‘un estudio reciente refleja que 9 de cada 10 mujeres que quieren dar el pecho a sus hijos lo acaban haciendo. Ellas son mujeres trabajadoras, informadas y con estudios universitarios’. I. M añade que ‘son mujeres informadas y acostumbradas a tomar decisiones sobre su propio cuerpo. Cada vez hay más información y, es por esto, que cada vez más mujeres escogen disfrutar de su maternidad. El padre también está presente pero ni pare, ni da la teta. Hay diferencias biológicas entre hombre y mujer que se han de respetar y las mujeres no tenemos que comportarnos como hombres ¿Qué mejor productividad de la mujer que traer criaturas sanas a este mundo?’ añade Marcos. A lo que C. Freixa replica diciendo que I. Marcos ha alimentado la mayor idea patriarcal “Las mujeres somos productivas porque hacemos la mano de obra de la sociedad patriarcal”. Inma Marcos dice que “las mujeres tenemos derecho a respetar nuestra biología y a tener deseos de tener hijos sin encadenarnos a la misma”.

Entonces Miriam Piñol pregunta… ‘¿Feminismo y maternidad no pueden ir de la mano?’ Contesta Freixa que ‘a las mujeres no se las puede encadenar a sus capacidades reproductivas’ y le sigue Marcos explicando que ‘no quiero decir que se pueda comercializar con las mujeres, lo digo porque parece que todo ha de ser igual… hombre y mujer. Parece ser que a las mujeres no se nos ha de notar que somos mujeres acabadas de parir y hemos de volver a la normalidad como si no hubiéramos parido, volver a la cadena productiva lo antes posible sin que se nos note demasiado que hemos parido hace tan solo 16 semanas. Se nos aparta de nuestras criaturas y se nos quita el derecho a criar a nuestros bebés como nosotras queremos. Es lícito y compatible que una madre desee criar a su bebé y luego volver al trabajo. Desde los grupos de apoyo a  la lactancia ni se cuestiona ni se persigue a las madres que no quieren dar el pecho; lo que se hace es animar y apoyar a las madres que sí han escogido dar el pecho, para que lo consigan y resolver los problemas que puedan tener’.

En 1953, John Bowlby planteó la Teoría del apego e investigó las secuelas que la 2na Guerra Mundial generó en relación a la separación entre los niños y sus figuras de vínculo. Sabemos que las alteraciones primeras en el vínculo tienen consecuencias en nuestro desarrollo emocional, social y futuro relacional.


Carme Freixa cree que ‘nos hemos apropiado, refiriéndose a las personas que defienden la lactancia prolongada hasta 2, 3 y 5 años, de este término psicológico ‘criar con apego’. Freixa continúa diciendo que ‘desde ese sector, creen que criar con apego es dar la teta y que nos comunicamos a través de las tetas. El vínculo existe pero no comunicamos a través de las tetas, las relaciones afectivas no se realizan a través de las tetas y se pueden hacer a lo largo de toda la vida. Iremos creando el vínculo con esa personita que va a ir creciendo’.

Inma Marcos clarifica que la lactancia prolongada ‘será hasta que la madre quiera. La madre es la que manda. Además no existen ligas de lactancia prolongada, existen grupos de apoyo a la lactancia materna para mujeres que quieren dar de mamar’. Marcos expone que ‘si las mujeres tenemos tetas y las queremos utilizar para dar la teta, pues que no se nos pongan obstáculos’.

‘Si no hay información, no hay libertad para escoger’            
 Inma Marcos.



El debate está servido ¿Qué opináis vosotr@s? ¿Compartís vuestros comentarios? Gracias de antemano.



Mónica Ruiz Romero 
Col.16209
Puedes seguirnos en:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La información ofrecida aquí es gratuita. Dejando un comentario, que puede ser anónimo, nos ayudas a posicionarnos mejor en los buscadores para que más familias que nos necesitan puedan encontrarnos.
¡Gracias!