SOS: Mi bebé llora en el coche


Siempre hemos escuchado que los bebés se calman e incluso se duermen en el coche, ¿verdad? ¿Por qué a mi bebé no le pasa eso? ¿Por qué a él/ella le pasa todo lo contrario?

El síndrome "silla del coche con pinchos" suele pasarle a los mismos bebés que tienen el síndrome "cuna con pinchos" o "sillita de paseo con pinchos". Se trata de bebés muy demandantes que no aceptan que le dejemos sentados en ningún lado, aunque nosotros estemos al lado.

Cuando un bebé no acepta la cuna, hay alternativas, como el colecho; cuando un bebé no acepta la sillita de paseo, hay alternativas, como el porteo; pero cuando a un bebé no le gusta ir en coche no hay alternativas. ¿Qué podemos hacer entonces para hacer un poco más llevaderos los viajes en coche?


1. Lo primero: Concienciarnos de la seguridad. Esto no es negociable: El bebé debe ir en su dispositivo de retención y no debemos sacarle de ahí. Del mismo modo, nosotras debemos ir con nuestro correspondiente cinturón de seguridad y no haciendo contorsionismos para ofrecerla la teta para calmarlo.

2. Mentalizarnos de que la reacción de nuestro bebé no está ligada al hecho de ir a contramarcha. Como hemos hablado antes, probablemente en la cuna o en la sillita de paseo llora igualmente.

3. Puede ayudar el hecho de subir a casa la sillita del coche para que se familiarice con ella en un ambiente seguro.

4. Parece una obviedad pero hay que decirlo: En el caso de viajes largos, conviene intentar hacerlos coincidir con las horas de sueño del bebé y salir con suficiente antelación en previsión de que tendremos que hacer paradas.

5. Lleva en el coche entretenimientos: juguetes (mejor si son juguetes que le gusten y que solo los tenga en el coche), comida, un DVD infantil... Busca por internet opciones de fabricación casera para colgar en el respaldo del coche, de manera que el bebé tenga a mano sus juguetes.

En este caso, esta maleta está colocada sobre la parte de atrás del asiento trasero delantero,
pero del mismo modo se puede instalar en la parte delantera del asiento trasero.

6. Si puede ser, que vaya alguien detrás con él para intentar distraerle e ir ofreciéndole juguetes.

7. En caso de que nadie pueda ir con él atrás, conviene instalar un espejito para que el conductor pueda comprobar que todo va bien.

8. Cántale. Prueba a distraerle con música o incluso cantando tu misma. Da igual lo mal que lo hagas, tu voz es lo que más le calma.

9. Prueba a hacer viajes cortitos (al supermercado, a casa de los abuelos...) cuando el bebé esté tranquilo y contento.

10. Mantén siempre la calma, especialmente si vas conduciendo, y piensa que, aunque ahora te parezca mentira, esta fase de llanto en el coche pasará muy pronto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La información ofrecida aquí es gratuita. Dejando un comentario, que puede ser anónimo, nos ayudas a posicionarnos mejor en los buscadores para que más familias que nos necesitan puedan encontrarnos.
¡Gracias!