Atracción sexual genética



¿Alguna vez os habéis preguntado por qué hay personas que se sienten atraídos por parientes? ¿Qué es lo que hace que sientan atracción hacia un primo, un hermano que nunca habían visto antes, un tío?

Últimamente gracias a algunos programas de televisión, éste tema se está haciendo cada vez más conocido y me gustaría arrojar un poco de luz.
Antes de explicar el por qué, me gustaría que supierais por qué no se supone que esta atracción debe suceder.

Edvard Alexander Westermarck conocido por sus teorías sobre el matrimonio, la exogamia y el incesto, propuso la idea que la razón por la cual se evitaba el incesto, era por la selección natural.

Como bien es sabido la descendencia fruto del incesto puede tener problemas muy graves de salud, así es como la selección natura
l habría coartado las relaciones entre familiares directos, haciendo que cuando pensemos en él, el refuerzo negativo de una descendencia con problemas médicos, nos cause aversión. Westermarck en cambio, creía que el incesto era ventajoso para nosotros.

Su teoría decía que las personas que pasan juntas una parte de su infancia crean un proceso de impronta sexual inversa, es decir, una insensibilidad a la atracción sexual mutua y así de manera natural, evitaríamos la endogamia.
Siguiendo éste planteamiento, las personas de una misma familia que han estado separados en la infancia, que no se han conocido hasta años después o que no han tenido contacto, serían inmunes a éste tipo de insensibilidad a la atracción sexual, lo que se denomina como Atracción sexual genética, nombre dado por Bárbara Gonyo en el 1980. A pesar de que no hay un amplio sustento empírico del tema, se han creado grupos de apoyo para poder abordar éste tema que cada vez es más frecuente.

Recordemos que Freud dijo, que es normal que existan atracciones sexuales entre miembros de una misma familia (Complejo de Edipo/Electra) y por lo tanto la sociedad debía crear el tabú del incesto.

Ahora, todo esto es la teoría, pero en la práctica puede ser mucho más difícil de lo que pensamos, el fuerte impacto que causa en una familia a veces la noticia de que dos hermanos que no se conocían han empezado una relación puede ser algo difícil de superar, no solo para la familia en sí, la propia persona

que experimenta esa sensación se encuentra delante de un dilema moral, decirlo o no, saber si la otra persona se siente de la misma manera, romper una posible familia si es que la otra persona tiene pareja o hijos…


Recordemos que el código civil español  no prohíbe el matrimonio entre primos y tampoco se considera una relación incestuosa, pero para algunas personas sigue siendo un tema tabú, De todas maneras, antes de tener hijos entre primos se aconseja realizarse exámenes y en lo posible, un asesoramiento genético, para evitar enfermedaades degenerativas, como es el caso de la hemofilia, muertes infantiles y otras enfermedades derivadas de lazos consanguíneos, ya que se ha estudiado que a mayor grado de parentesco en la pareja, mayor probabilidad de que alguno de los genes defectuosos que se portan sea transmitido por ambos padres a los hijos. Pero nunca ha habido prohibición ni prescripción médica para impedir estas uniones. Sea cual sea la situación en la que nos encontremos, lo primero es la comunicación, hablar mucho y tomar decisiones. Si hay amor, el resto no importará demasiado. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La información ofrecida aquí es gratuita. Dejando un comentario, que puede ser anónimo, nos ayudas a posicionarnos mejor en los buscadores para que más familias que nos necesitan puedan encontrarnos.
¡Gracias!