¿Por qué no deben compartirse cosas contrarias a la crianza respetuosa?

Hoy en día ya no se permite pegar a la esposa, tener esclavos o pegar a los criminales en la cárcel. Lo único que todavía se permite es el pegar a un niño indefenso, inclusive a un bebé y llamar a esto disciplina. Es tiempo de rechazar esta tradición absurda, cruel, inmoral y peligrosa e informar a los niños lo más posible acerca de sus derechos. Alice Miller Lo que hace daño a la salud no debe ser difundido, así de simple. La difusión es promoción, es propaganda, es hacer llegar más lejos el mensaje, es dar publicidad. Aunque lo compartas con una crítica, lo estás difundiendo. Si deseas hacer crítica de algo, copia los fragmentos en cuestión, en un texto tuyo, argumentando la crítica. Se entrecomilla lo que se va a cuestionar, se pone el autor, pero no enlaces, no les des publicidad. Cuando compartes un contenido de la red (video o texto), en contra de la crianza respetuosa, aunque sea para criticarlo, ten en cuenta algo: ¿Sabéis cuantas visitas les vamos a subir a quienes gestionan un blog en contra de una infancia respetada? Un mejor posicionamiento en la red da ventajas de todo tipo ¿les vamos a dar apoyo? ¿Les vamos a ayudar a posicionarse? ¿Sabes que eso dará ventajas a quien lo escribe o gestiona? Es más, puede incluso creer que es súper bueno, o buena, en lo que escribe, puede auto convencerse de que, con tantas visitas, lo hace muy bien. Compartir estos contenidos carentes de respeto con la infancia, tiene la misma lógica que la de comprar libros de Estivill y repartirlos para criticarle...¿perdón? ¿Vemos lógica en ello? Yo no. No podemos esgrimir el argumento de la libertad de expresión en estos casos ¿damos libertad a quienes sabemos dañan la infancia? ¿En qué queda nuestro cambio social, en las cuatro paredes de casa? ¿Somos conscientes de que nuestros hijos deben enfrentarse a un mundo al que no hemos contribuido a cambiar cuando hemos mirado hacia otro lado mientras dañaban a otros? Los grandes crímenes de la historia, las más grandes injusticias, los grandes genocidios, ocurrieron porque muchos callaron y miraron hacia otro lado...No, no exagero, son millones los niños que se convierten en adultos y están heridos, algunos nunca sabrán que están heridos, desangrándose... Mi madre fue maltratada por su madre, que también fue maltratada por la suya, y yo fui una niña maltratada, y luego fui una mujer maltratada, fui victima de la permisividad con la violencia de esta sociedad, en la crianza y en la pareja...Una infancia no respetada es lo que tiene, abre las puertas a los futuros maltratos, quien te quiere debe hacerte llorar, quien te quiere tiene derecho a gritarte, darte una bofetada, insultarte, ignorarte, dejarte llorar y hacerte llorar cuanto quiera. ¿Difundirías el artículo de alguien que defiende el doblegar a una mujer? ¿Difundirías el artículo de quien hace bandera de relaciones en torno a los límites y la violencia con la mujer? ¿Difundirías un artículo en el que se defiende una ostia a tiempo para las más rebeldes, las que tiene más carácter, no sea que se te suba a las barbas...? Todo ello, por fortuna, es denunciable, podemos dirigirnos a organismos que defienden a la mujer, o a la Guardia Civil, pero cuando es un niño a quien quieren doblegar, castigar, ponerle límites, dar un azote a tiempo, no es posible...Podemos denunciar una agresión real, y nada más, una seria dejadez, nada más... ¿Un niño es menos humano? Estamos criando humanidad, futuro, y nos extrañamos de que la sociedad sea desalmada, cruel, dictatorial, egoísta...¿Qué sienten millones de niños? El hecho de que muchos padres maltraten o descuiden a sus hijos del mismo en que sus padres lo hicieron con ellos -aunque, o especialmente, cuando no recuerdan nada en absoluto de aquella época- demuestra que han asimilado en sus cuerpos sus traumas infantiles. Alice Miller Si no quieres perpetuar el dolor, la injusticia, y el genocidio de millones de infancias que den lugar a adultos con depresiones, vacíos inexplicables, enganchados a relaciones toxicas, a dependencias de cualquier tipo, a gente incapaz de expresar emociones, sentimientos, incapaz de sentir empatía, solidaridad, remordimientos...No compartas contenidos no respetuosos con la infancia, no difundas el maltrato infantil normalizado en una sociedad llena de corazones heridos que ni siquiera son conscientes de esas heridas, porque así ha sido toda la vida...Toda la ida han existido las guerras, el racismo, los asesinatos, las violaciones...¿Dejaremos de combatirlo? Del hecho de que todo agresor haya sido anteriormente una víctima no se desprende que toda persona que haya sido maltratada tenga que acabar necesariamente maltratando a sus hijos. No tiene por qué ser obligatoriamente así, pues puede que ese individuo, en su infancia, tuviera ocasión de recibir de otra persona -aunque sólo fuera una vez- algo que no fuera educación ni crueldad: un maestro, una tía, una vecina, una hermana, un hermano. Sólo la experiencia de ser querido y apreciado permite al niño identificar la crueldad como tal, percibirla y rebelarse contra ella. Sin esa experiencia le es imposible saber que en el mundo pueden existir otras cosas además de crueldad; sin esa experiencia, seguirá sometiéndose a la crueldad, y más tarde, cuando, ya adulto, disfrute del poder, la ejercerá él también, como si fuera algo completamente normal. Alice Miller Mayka Martín

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La información ofrecida aquí es gratuita. Dejando un comentario, que puede ser anónimo, nos ayudas a posicionarnos mejor en los buscadores para que más familias que nos necesitan puedan encontrarnos.
¡Gracias!