Educar en igualdad

Estamos en el siglo XXI y aún las estadísticas sobre igualdad siguen relevando tremendas diferencias entre hombres y mujeres en todos los ámbitos de la vida, desde el acceso a la educación o al trabajo, hasta los salarios, la ocupación de puestos de responsabilidad, el trato que la publicidad da a la mujer como mero objeto sexual, etc. Y eso por no hablar de la violencia machista y la consideración de la mujer como ser inferior.

Si preguntamos a nuestros amigos y conocidos "¿Eres machista?" seguramente responderán que no sin dudarlo. Puede que incluso ellos mismos se lo crean, pero es posible que, en el día a día, sus actitudes demuestren lo contrario.

Los llamados micromachismos son pequeñas manifestaciones de violencia doméstica tan sutiles que pasan desapercibidas a ojos de la sociedad pero que son un fiel reflejo de la desigualdad asimilada como norma y que, además, contribuye a perpetuarla.

A continuación expongo algunos ejemplos de micromachismos:

-"Mi marido me ayuda con el cuidado del bebé". Esta expresión denota que la crianza es responsabilidad exclusiva de las mujeres, cuando el realidad el padre es tan responsable como la madre, pues el hijo es de ambos.

-"Los niños no lloran". Los niños lloran y deben llorar, porque es la manera en que expresan sus emociones. Nunca se debe reprimir las emociones de los niños, y menos aún por motivos de sexo, porque estaremos reproduciendo estereotipos de género en el que los hombres son fuertes y las mujeres débiles.

-"¿No tienes esto en otro color? Es para un niño". Como si al niño le importara el color. Tenemos que dejar de sesgar, de crear más diferencias donde no las hay. Los colores son colores y no llevan implícito ninguna orientación sexual, ningún estado anímico ni ningún rasgo de carácter.

En general, debemos dejar de marcar diferencias desde la primera infancia.
La educación para la igualdad es la base para conseguir una sociedad más justa e igualitaria en la que cada miembro respete a los demás y pueda aprovechar al máximo su potencial.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

La información ofrecida aquí es gratuita. Dejando un comentario, que puede ser anónimo, nos ayudas a posicionarnos mejor en los buscadores para que más familias que nos necesitan puedan encontrarnos.
¡Gracias!