Televisión, ¿sí o no?


Las nuevas tecnologías, como hemos hablado otras veces, pueden ser muy útiles pero también tienen sus riesgos. En esta ocasión nos centraremos en la televisión, en los dibujos animados dirigidos a bebés y niños pequeños.

Diferentes estudios están de acuerdo en que se debe limitar el consumo de televisión en niños pequeños, e incluso evitarlo antes de los dos años, pero vamos a tratar de entender cuáles son esos riesgos.

Para empezar, no se trata de que la televisión sea algo malo en sí mismo, sino que, como todo, convertirlo en una costumbre o abusar de ella es lo que crea el problema, del mismo modo que no pasa nada porque al niño le inviten un día a unas chucherías. que será inevitable. Lo importante es este caso es que no se convierta en un hábito y los niños no se sienten "a ver la tele" sino a ver un programa concreto que les interese. 

En este sentido, sería interesante escoger muy bien los programas que ve el niño y, en la medida de lo posible, verlos con ellos. De este modo, los adultos podemos hacerles preguntas para comprobar si está entendiendo lo que ven, cómo perciben los valores que se muestra, podemos destacar lo que te parezca importante o explicarles lo que no entiendan, de modo ese rato se convierte en una actividad en familia (que podemos comentar mientras hacemos cualquier otra cosa al lado del niño).


Riesgos de la televisión en niños pequeños:

  • Se ha contrastado su relación con la obesidad infantil.
  • "Desactiva" el cerebro del niño, le distrae de los estímulos de su alrededor, tan importantes en la primera infancia.
  • Le resta tiempo de otras actividades más importantes para su desarrollo como jugar, relacionarse, leer, etc.
  • Los niños no distinguen en muchas ocasiones si lo que están viendo está bien o mal. Esto es especialmente importante en el caso de los anuncios intercalados en los programas de animación (que les incitan a juegos violentos, comida rápida, etc.) o a la posibilidad de perpetuar estereotipos (de género, raza, etc.).
  • El colorido, la rapidez de las imágenes, etc., pueden provocar que después otros juegos les parezcan aburridos.


Consejos:

  • Quedarse con ellos a ver el programa que les guste, no dejarles nunca solos frente a la pantalla.
  • Pactar un tiempo límite para ver la televisión.
  • Anima al niño a comentar lo que está ocurriendo en el programa de televisión y a relacionarlo con su vida.
  • Se puede aprovechar lo aprendido con otras actividades en el caso de programas educativos (los números, los colores, etc.).




No hay comentarios:

Publicar un comentario

La información ofrecida aquí es gratuita. Dejando un comentario, que puede ser anónimo, nos ayudas a posicionarnos mejor en los buscadores para que más familias que nos necesitan puedan encontrarnos.
¡Gracias!