Expresiones Históricas: Poner a parir

Usamos con mucha frecuencia la frase “poner a parir” y, ¿sabes su origen? 
Dirás que a qué viene esta entrada en un lugar enfocado sobre todo a la crianza, pero la crianza es cultura, transmitimos cultura, no sólo cuidados, y sobre todo, en este caso, hablamos de una aportación a la cultura con sabor femenino, maternal, en cuanto sepas su origen me comprenderás... 

Cuenta Heródoto, historiador griego, el primero del mundo occidental, que en la antigua Esparta (Grecia) era costumbre que cuando una mujer cumplía ya sus nueve meses de embarazo, otras mujeres iban a su casa, y no iban de visita en plan “buen rollo”, sino para discutir con ella. Si, cuando ya estabas cumplida venían amigas y vecinas no para traerte un regalito o aconsejarte para el parto, venían a montártela...Era costumbre que en ese momento las mujeres sacaran fuera todos los trapos sucios y todos los reproches que se habían guardado durante la gestación para evitar problemas al niño, los soltaban de golpe, sin más. 
Sería como una sobredosis de sinceridad, algo a lo que estamos poco acostumbrados ¿verdad? Estas discusiones acaloradas hacían que las embarazadas rompieran aguas (la fuente) con mayor facilidad, acelerando de este modo el parto y evitar que se alargase. Era una forma natural de poner en marcha el trabajo de parto. 
Parto de Leda reina de Esparta


Esto, como todo en la cultura espartana, tenía su función para la ciudad. Era una civilización que pensaba siempre en lo común, no existía el individuo. Por una parte, las espartanas tenían estas visitas llenas de sinceridad en un momento tan importante de sus vidas, a la par que ayudaba a reforzar los lazos de unión dentro de las familias y amistades; si, el ejercicio de sinceridad sana. 
Parece mentira con lo que hoy en día guardamos las formas, usamos máscaras, y usamos la mentira como si fuera un acto de bondad... Añadamos que, si el bebé era un varón, los espartanos pensaban que llegar al mundo en un ambiente de hostilidad y disputas forjaría su carácter de guerrero desde el nacimiento. 
Es evidente que es un razonamiento muy adecuado para aquellos lejanos siglos, hoy sabemos que esto no es saludable. Y de ahí la expresión “ir a poner a parir a alguien”, porque la pelea ayudaba a acelerar el trabajo de parto y se decían todas las verdades a la cara sin mirar nada más que el hacer un ejercicio de sinceridad. 

Mayka Martín

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La información ofrecida aquí es gratuita. Dejando un comentario, que puede ser anónimo, nos ayudas a posicionarnos mejor en los buscadores para que más familias que nos necesitan puedan encontrarnos.
¡Gracias!