Perdón, por María JT

Perdón, porque te creo más mía que tuya, no por crearte soy tu dueña y lo sé.
Perdón por no disfrutarte muchas veces. Eres tan maravillosa, que a veces siento que algo funesto seguirá a esta etapa tan dulce. Siento como si bailara una canción dando vueltas y vueltas y fueran a pararme la música de repente.
Perdóname por pensar que no te merezco, realmente lo pienso, no soy merecedora de tantos besos babosos, abrazos y sonrisas. Una uña de tu dedo pequeño es más valioso que cualquier cosa del mundo.
Perdóname por odiar con toda mi alma a quien pudiera hacerte daño dentro de uno, cuatro o veinte años. No le pongo rostro ni nombre, quizás ni siquiera existe, pero no puedo evitar apretar los dientes contra el que te pegará con la pala en el parque, el que te tirará del pelo o el que te enamoró y ahora no contesta tus whatsapps. Los odio. Perdóname por ello.
Perdóname por desear que no te vayas de erasmus si algún día decides ir a la universidad, no vaya a ser que te enamores en Wraclow y te quedes a vivir en Polonia.
Perdóname por desear que, si alguien tiene que caer enfermo, sea cualquiera excepto tú.
Perdóname porque sé que las barcas están seguras amarradas en el puerto, pero no se construyeron para eso.
Perdóname porque te tocó mamá pato.

MARÍA JT

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La información ofrecida aquí es gratuita. Dejando un comentario, que puede ser anónimo, nos ayudas a posicionarnos mejor en los buscadores para que más familias que nos necesitan puedan encontrarnos.
¡Gracias!