Leche de vaca para los niños, ¿sí o no?

Este post ha sido avalado por Lorena Fernández,
nutricionista y miembro de nuestro Grupo Crianza con Apego...,
y está escrito siguiendo los criterios de Julio Basulto.




Partimos de que, hasta los dos años, los bebés son considerados lactantes. Esto significa que la leche es un alimento imprescindible en su dieta. Hasta el año, como alimento principal y después, entre los 12 y los 24 meses, como alimento complementario pero, insistimos, imprescindible.

Entre los 0 y los 12 meses, la leche que deben tomar es leche específica para ellos. Lo ideal es lactancia materna. Si esto no fuera posible, lactancia artificial. En ningún caso estas dos opciones deben sustituirse por otras. Si una madre, por cualquier motivo, no puede dar el pecho y no quiere dar leche en polvo a su hijo, debería, por un lado, informarse mejor respecto a los requerimientos del bebé lactante y, por otro, estimular su producción de leche materna. LA LECHE ARTIFICIAL NO ES MALA, todo lo contrario: Cuando no hay posibilidad de dar el pecho, es la única opción válida en bebés lactantes menores de un año. A partir de los seis meses, además, se puede ir introduciendo poco a poco la alimentación complementaria.

En esta alimentación complementaria está contraindicada la leche. Los lácteos fermentados pueden ofrecerse, pero mejor a partir de los 9 meses aprox. y con moderación, por su exceso de proteínas.

Entre los 12 y los 24 meses, si el bebé continua con lactancia materna, que sería la situación ideal, siguen sin ser necesarios otros lácteos, aunque pueden ofrecerse si al niño le gustan. En caso de bebés alimentados con lactancia artificial, a partir del año se puede ir cambiando a leche de entera (la que tome la familia habitualmente).

En el caso de que la familia no quiera ofrecer leche de vaca por motivos ideológicos o de salud, al tratarse aún de bebés lactantes hasta los dos años, se deberá seguir ofreciendo leche adaptada.

A partir de los dos años, la leche ya no es necesaria aunque, si se decide prescindir de ella, es importante estar bien informados para saber compensar la dieta de manera que se cubran los requerimientos de calcio y otros nutrientes.

En cuanto a las bebidas vegetales (conocidas como "leches" por tener un aspecto y color similar a la leche y no por sus propiedades), se pueden ofrecer desde el sexto mes, pero nunca como sustituto de las tomas de leche del bebé. Sí pueden sustituir a recetas que llevan leche y que el bebé aún no puede tomar, como la bechamel.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

La información ofrecida aquí es gratuita. Dejando un comentario, que puede ser anónimo, nos ayudas a posicionarnos mejor en los buscadores para que más familias que nos necesitan puedan encontrarnos.
¡Gracias!