Soluciones a problemas típicos de la lactancia



El viernes asistí a la primera reunión sobre lactancia materna del ciclo que se va a celebrar cada jueves en el colegio de Enfermería a las de la tarde. Estas reuniones, dirigidas por matronas y asesoras de lactancia, pretenden servir de apoyo a las madres que lo necesiten, dada la escasa información que aportan pediatras y otros profesionales sobre este tema.

Cuestiones que se trataron:

-Lactancia artificial y sueño del bebé: Una madre estaba preocupada porque daba lactancia mixta a su hijo de tres meses y había observado que, al darle un biberón antes de dormir, tardaba más en despertarse que con el pecho. Las matronas le explicaron que sí puede pasar pero que no es lo deseable: La leche materna es un alimento extremadamente adaptado al bebé que apenas necesita digestión. En cambio, la leche artificial pasa mucho más tiempo en el estómago tratando de digerirse, por lo que el bebé puede tardar más tiempo en despertarse. Pero esto lo que provoca es que demande menos pecho y que la madre produzca menos, por lo que la lactancia artificial irá ganando terreno a la natural. Lo que le aconsejaron es estimulación continua, colecho y, en caso de ser imprescindible la lactancia mixta, que no sea nocturna.

-Sacaleches: Otra mamá estaba preocupada porque había intentado comprobar la cantidad de leche que producía extrayéndosela y le parecía muy poca. Las matronas le explicaron que eso no es concluyente. Un pecho no es un recipiente que lo puedas volcar para ver cuánto cae. Son glándulas mamarias que van secretando leche. Recomendaron no obsesionarse con la cantidad que sale, utilizar el sacaleches mientras se está viendo la tele o distraída con cualquier otra cosa (porque es mejor ver al final la cantidad que ha salido que estar pendiente de lo que cae, porque la tensión hace que salga menos) y probar diferentes momentos hasta dar con el que mejor resultados tenga: mientras mama el bebé para aprovechar el reflejo de eyección, después de una ducha caliente, etc.

-Mastitis con niños mayores: Una mamá se quejaba de que nunca había tenido ningún problema en más de dos años de lactancia materna y ahora había cogido una mastitis. Las matronas le explicaron que eso tampoco es raro. A partir de que el niño/a llega a una edad en la que es más autónomo, juega, coge cosas del suelo, se ensucia... y luego agarra el pezón de mamá, es fácil que esto pase. Recomendaron ser cuidadosas con la higiene de las manos de los niños más mayores para prevenir estos problemas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

La información ofrecida aquí es gratuita. Dejando un comentario, que puede ser anónimo, nos ayudas a posicionarnos mejor en los buscadores para que más familias que nos necesitan puedan encontrarnos.
¡Gracias!