DEPRESIÓN POSTPARTO, por Mónica Ruiz



El vídeo “YO TENÍA UN PERRO NEGRO” puede ayudarnos a entender lo que significa la depresión…





Durante el embarazo, parto y postparto se suelen reactivar las emociones escondidas en la mujer. Puede que esa futura madre haya vivido situaciones traumáticas, que forman parte de su historia personal, como:
-      Pérdida gestacional (bebés arcoíris).
-      Embarazo de riesgo (necesidad de hospitalización).
-      Abandono o dificultades en la lactancia.
-      Estrés o ansiedad previa.
-      Abusos sexuales.
-      Trastorno de Estrés Post Traumático.
-      Experiencias adversas en la infancia.
-      Relación de apego inseguro, ansioso y/o desorganizado.

Si nos situamos en la etapa perinatal del postparto, os aseguro rotundamente que la presencia de la tristeza mantenida no es normal.



 La mujer puede sentirse más sensible de lo habitual o llorar con más facilidad; pero si la emoción que le acompaña es la tristeza permanente, tiene la obligación de mirarla directamente y actuar para que su salud sea óptima. Le esperan muchos días de atención constante para su bebé, noches inquietas, crisis de crecimiento, dientes que salen, cansancio por las adaptaciones constantes en el día a día, horas de lactancia y muchas sonrisas, miradas de amor con el bebé, besos, cosquillas y lágrimas de felicidad.

Tener entre tus brazos a un ser que has sentido en tu interior durante al menos 9 meses, al que ahora ofreces toda su seguridad y alimento, que crece, te mira y te necesita a su lado… mientras te sientes triste… no es normal. Lo normal es que la sensación que te acompaña cuando lo cuidas, amamantas, alimentas o le acaricias sea la felicidad.



El Baby Blues también es una depresión, leve y temporal. Pero cuando la tristeza se queda a vivir durante muchas semanas con la madre, más allá del 4º y noveno día de postparto (los niveles de hormonales varían de forma natural y la oxitocina desciende pudiendo producir olas de lloro incontrolado y/o sensación de tristeza), es cuando podemos hablar de depresión. Ésta aparece con más frecuencia en el tercer trimestre del embarazo, que en el postparto inicial.

Los pensamientos que acompañan a una madre que sufre depresión pueden ser del tipo:
“Todo estaría mejor si estuviera muerta” “Sólo quiero dormir y dormir” o “Mi bebé estaría mejor si yo no existiera”…

Pero, atención, si los pensamientos que se expresan son:
“Tengo miedo a interactuar con el bebé”
“Tengo miedo a hacerle daño”
“No sé si podría matarlo”…No estamos ante una depresión, podría tratarse de otro trastorno psicológico que requiere de inmediata atención y seguimiento profesional. En estos casos, la madre podría llegar a dañar a su bebé y ella misma.

Otros elementos que podrían estar influyendo en el estado de cansancio permanente, tristeza y sensación de incapacidad son:
-      Hipotiroidismo, sufrirlo produce en la madre síntomas parecidos a la Depresión Post Parto.
-      Falta de vitamina D, ya que interactúa con nuestro sistema inmunológico. Si hay una carencia de la misma notaremos agotamiento, sensación de no poder hacer las cosas y tener poca capacidad de actuación en general.

Una etapa crítica, en relación a la depresión, es el momento en que se interrumpe y abandona la lactancia; ya que es entonces cuando los niveles de prolactina disminuyen rápidamente y aumentan los niveles de cortisol, incrementando la sensación de estrés y tristeza. Por lo tanto, la lactancia materna es un mecanismo natural que puede prevenir la aparición de una Depresión Post Parto.

¿Qué puede hacer una madre que sufre una Depresión Post Parto?



-      Buscar apoyo en su entorno; así como tratamiento profesional médico y terapia psicológica (la terapia cognitiva conductual y PNL -Programación Neurolingüística- es muy efectiva).
-      Cuando la madre está deprimida, su cerebro sufre un proceso inflamatorio. Así que un tratamiento de Omega 3 ayudará a crear un efecto antiinflamatorio y remitir síntomas. Consultar con vuestro profesional de referencia.
-      Hacer ejercicio físico (por ejemplo, caminar) es una buena terapia de luz natural y de reequilibración de los niveles hormonales como la serotonina y la oxitocina, que ayudan a potenciar las sensaciones de placer y bienestar emocional.
-      Consultar con su médico la posibilidad de tomar algún ansiolítico suave y compatible con la lactancia.

¿Cómo podemos ayudar a una madre que sufre una Depresión Post Parto?



-      Facilitaremos un entorno tranquilo y relajado a la madre y al bebé.
-      Si hay hermanos mayores, buscaremos ayuda para delegar en personas de su confianza algunos momentos del cuidado de sus otros hijos.
-      Es muy positivo que la pareja le dé el espacio emocional que necesita la madre.
-      Padre y madre intentarán ser un equipo; por ejemplo, que mientras la mamá está con el bebé el papá se encargue de otras tareas familiares o de los demás hijos.
-      Facilitar que mamá y bebé tengan momentos para estar solos y tranquilos.
-      Limitar las visitas en casa y las horas de las mismas.
-      Evitar cuestionar las acciones de la madre (y el padre), acompañarla y escucharla activamente es lo que más va a agradecer en esos momentos tan delicados para ella.



Mónica Ruiz Romero
Col.16209

                    Puedes seguirnos en:
Blog          tuespaciopsicologicoblog.blogspot.com
Web          www.tuespaciopsicologico.com


_____________________________________

Y no te pierdas el próximo taller de Mónica:




No hay comentarios:

Publicar un comentario

La información ofrecida aquí es gratuita. Dejando un comentario, que puede ser anónimo, nos ayudas a posicionarnos mejor en los buscadores para que más familias que nos necesitan puedan encontrarnos.
¡Gracias!