CÓMO DETECTAR DISCAPACIDADES INTELECTUALES. EL AUTISMO INFANTIL. Por Mónica Ruiz


El Trastorno del Espectro Autista (TEA) se distingue por una amplia variación de comportamientos sociales, de comunicación y conductas cíclicas poco comunes en los niños. Los síntomas pueden ser más leves o agudos y diferentes en cada niño.
El autismo es un trastorno del desarrollo infantil, que se manifiesta durante los 3 primeros años de vida del niño, como resultado de alteraciones neurológicas que afectan a las funciones cerebrales. 
En este vídeo conoce la historia de Joan y Ángel, dos niños que padecen autismo:

A partir de 1960 el autismo empezó a ser conocido no sólo por médicos, psicólogos o maestros y, en las últimas décadas, los problemas de estos niños han sido objeto de estudio y discusión.

En 1943 Leo Kanner, psiquiatra norteamericano, describió el síndrome como “autismo infantil”, para explicar una especie de “psicosis infantil”. La palabra “autismo” proviene de la palabra griega “autos”, que significa “propio”. Kanner usó este término porque los niños pasaban por una etapa en que estaban muy concentrados en sí mismos y no mostraban interés hacia otras personas.

La Asociación Americana de Pediatría (A.P.A. 1994) describe el Síndrome Autista como “una alteración evolutiva del desarrollo que puede definirse como dificultades de la comunicación verbal y gestual, alteraciones de la interacción social recíproca y un repertorio muy restringido de actividades e intereses y patrones repetitivos de conducta”



Actualmente existen 4 tipos de autismo infantil que entran dentro del denominado espectro autista:

1. El Síndrome de Asperger es un trastorno de autismo leve, que se caracteriza por la falta de empatía respecto a la sociedad, la obsesión por determinadas acciones o actividades y por desarrollar un coeficiente intelectual por encima de la media. Por norma general, los niños autistas con Síndrome de Asperger pueden llevar una vida completamente normal, salvo con las dificultades relacionadas con la comunicación con otras personas.
2. El Síndrome de Rett aparece fundamentalmente en mujeres, y, aunque es una afección rara, se suele manifestar a partir del segundo año de vida. El síndrome de Rett es uno de los tipos de Autismo Infantil que conlleva una gran dificultad del desarrollo de la capacidad del lenguaje, así como de las propias habilidades motrices. Por esta misma razón, es habitual que las personas que padezcan dicho trastorno tengan algún tipo de retraso mental, cuyo grado dependerá de cada caso en particular. Lamentablemente, el deterioro de dicha capacidad persiste durante toda la vida de la persona que padece el síndrome de Rett, por lo que un buen tratamiento permitirá tratar el trastorno pero no curarlo.
3. El Trastorno de desintegración infantil o Trastorno desintegrativo infantil aparece a partir del tercer año de vida del paciente y se caracteriza por un profundo deterioro de las capacidades y habilidades adquiridas en general. Normalmente los pacientes pierden el habla y la capacidad de comunicación con la sociedad.

4. El Trastorno generalizado de desarrollo no especificado es aquel que se caracteriza por la dificultad de los niños en la comunicación.



A pesar de existir varios tipos y gradientes de autismo infantil, cuanto antes se analicen los síntomas de los niños autistas más rápido se podrán tomar precauciones y seguir las recomendaciones necesarias para el buen desarrollo del paciente.


¿Qué nos dicen los estudios realizados sobre el Autismo?
Estudios realizados en países desarrollados como Inglaterra, Dinamarca y Estados Unidos, han señalado que de 3 a 5 niños de cada 10.000 tienen Autismo Infantil. En los Estados Unidos hay aproximadamente 60.000 niños autistas menores de 18 años, la mayoría en edad escolar.

Los varones están afectados de 3 a 4 veces más que las niñas. Esta enfermedad comienza al nacer o durante los tres primeros años de la vida del niño.

Aproximadamente un 30-50% de los niños que tienen un comportamiento autista, también presentan un problema neurológico (tal como espasticidad o epilepsia) esto se conoce como co-morbilidad del síndrome autista.

Estudios realizados en los Estados Unidos e Inglaterra han señalado que los niños autistas poseen padres con una educación más alta que el término medio de la población, pero esta afirmación se encuentra a debate.

Otras investigaciones hablan de alteraciones en el cerebelo, concretamente cambios en el número y tamaño de las neuronas de los núcleos cerebelosos, que sugiere un trastorno evolutivo en las relaciones sinápticas de estos núcleos. Estudios de neuroimágenes han evidenciado alteraciones en el volumen cerebral (disminuido), en la corteza cerebral y en el sistema límbico. También existen hallazgos inmunológicos que demuestran niveles de inmunoglobulinas alteradas, específicamente una inmunoglobulina A baja y una actividad deficiente del sistema del complemento.

Las teorías psicológicas que se han empleado para explicar el problema son:
  1. La teoría socioafectiva de Hobson (1989) (originalmente planteada por Kanner y luego replanteada por Hobson en los años 80), dice que los autistas carecen de componentes constitucionales para interactuar emocionalmente con otras personas, tales reacciones son necesarias para la “configuración de un mundo propio y común” con los demás. La carencia de experiencia social trae como consecuencia la falla en reconocer que los demás tienen sus propios pensamientos, sentimientos, y una severa alteración en la capacidad de abstraer, sentir o pensar simbólicamente.
  2. La teoría cognitiva de Lesli y Frieth, defiende que las deficiencias cognitivas se deben a una alteración que se denomina Metarepresentacional, siendo la responsable de que los niños puedan desarrollar el juego simulado y que puedan atribuir estados mentales con contenido a otros.
  3. La teoría cognitivo-afectiva, plantea que las dificultades de comunicación y sociales, tienen origen en un déficit afectivo primario, que se halla estrechamente relacionado a un déficit cognitivo, esto explicaría según Mundy (1986), las dificultades en la apreciación de los estados mentales y emocionales de otras personas.

En el estudio de las causas del Autismo se han desarrollado varias teorías y en la actualidad se considera que su origen es multifactorial. Entre las teorías que más aceptación han tenido están las genéticas, las neurobiológicas y las psicológicas.


Características conductuales para detectar el Autismo en niños pequeños:



Basándonos en la definición de la A.P.A, las características del Autismo Infantil serían:

ü  Anomalías de la Interacción Social:
1. Déficit en conductas no verbales prosociales: no contacto visual, alteración en la expresión facial, posturas corporales y gestos anormales.
2. No relación con sus padres.
3. Ausencia de conductas espontáneas para compartir juegos, diversiones o intereses con los demás niños.
4. Ausencia o déficit muy importante en la reciprocidad social o emocional.
ü  Alteraciones de la Comunicación:
1. Retraso evolutivo del lenguaje que puede llegar a lo que se denomina agnosia verbal (es una alteración de la codificación y decodificación del lenguaje).
2. Uso repetitivo y estereotipado del lenguaje, con ecolalias inmediatas y/o retardadas (es la repetición de las palabras que dice el interlocutor).
ü  Conductas inhibidas y estereotipadas:
Vienen determinadas por repertorios de acciones ritualizadas, estereotipias motoras y el apego exagerado a determinados objetos, lo que ocasiona una resistencia al cambio, manifestada muchas veces en forma violenta.
ü  Alteraciones Cognitivas:
Existe una gran variabilidad, desde una deficiencia mental profunda hasta capacidades superiores. En algunos autistas, la irregularidad es tan marcada que un talento excepcional (memorizar listas de teléfonos, direcciones, la música, el dibujo, etc.) puede coexistir con una incompetencia mental global.


Los padres de los niños autistas
Tener un niño discapacitado, cualquiera que sea su problema (físico o mental), es muy duro de aceptar y de manejar. Los padres se pueden sentir culpables, preocupados, confundidos y desesperanzados con respecto al futuro del pequeño. Todas estas reacciones emocionales son válidas y legítimas, es aquí cuando médicos, educadores y psicólogos pueden ofrecer apoyo emocional y ayuda para sobrellevar el problema.

La mayoría de las personas sabe poco sobre el autismo, haciendo que los padres se sientan solos y extraños en la sociedad. De allí es que han surgido asociaciones de ayuda y atención de padres de niños autistas, para lograr la aceptación del problema y de someterse a la terapia adecuada a cada caso.

Asociaciones:


El Tratamiento del Sindrome Autista
Hasta ahora no hay un tratamiento curativo del Autismo Infantil, sin embargo se han hecho progresos en la prevención de este problema al descubrir los posibles factores causales, ya mencionados anteriormente.


También se emplea la terapia farmacológica para el tratamiento de algunas afecciones que coexisten, tales como el insomnio, la hiperactividad, las convulsiones, las conductas autolesiva y heteroagresivas, etc.

En la actualidad se utilizan las técnicas de modificación conductual, la enseñanza de habilidades sociales, entrenamientos del lenguaje social, el condicionamiento operante, la pedagogía y psicología especializada, etc. Toda una serie de estrategias terapéuticas con el único objetivo de minimizar las carencias y lograr una mejor calidad de vida social.

No hay que olvidar que los padres de estos niños requieren de mucha ayuda, de entrenamiento en estrategias y recursos para el acompañamiento adecuado de estos niños en el hogar, ya que deberán aprender a convivir con el autismo durante toda la vida.





Mónica Ruiz Romero
Col.16209

                    Puedes seguirnos en:
Blog          tuespaciopsicologicoblog.blogspot.com
Web          www.tuespaciopsicologico.com




No hay comentarios:

Publicar un comentario

La información ofrecida aquí es gratuita. Dejando un comentario, que puede ser anónimo, nos ayudas a posicionarnos mejor en los buscadores para que más familias que nos necesitan puedan encontrarnos.
¡Gracias!