12 molestias comunes durante el embarazo y cómo aliviarlas



Durante el embarazo es normal tener molestias que irán variando según la gestación vaya evolucionando. Por supuesto, cuando estas molestias llegan a afectar seriamente al día a día se debe consultar al doctor/a, pero para la mayoría de ellos existe remedios naturales y consejos que, si bien no son milagrosos, pueden ayudar a la madre a sobrellevarlos un poco mejor:



1. Estreñimiento

Conviene prevenirlo desde el inicio del embarazo cambiando la dieta si fuera necesario para añadir más fibra, sustituyendo alimentos refinados por integrales, evitando alimentos astringentes, etc.
Beber dos litros de agua al día también ayuda, así como tratar de crear una rutina para el momento de ir al baño.
Si todo esto no funciona, siempre se puede recurrir, ocasionalmente, a remedios naturales como beber el agua en que han estado remojadas las ciruelas pasas.


2. Cansancio y sueño

Contrariamente a lo que suelen hacer la mayoría de las mujeres, tomar estimulantes (café, té, etc.) no favorece en nada y puede perjudicar a otras molestias. Para controlar el sueño y el cansancio, es mejor simplemente evitar el estrés y mantener una buena hidratación.
El ejercicio físico moderado, siempre que no esté contraindicado, ayudará a mantener un buen nivel de actividad y a que el sueño sea más descansado.
Si el cansancio es muy acusado, se deberán controlar los niveles de hierro en las analíticas de sangre.


3. Congestión nasal

Es una molestia más desconocida que otras pero no menos común. Beber mucho líquido y utilizar un humidificador ayudará a fluidificar la mucosidad y descongestionar.


4. Calambres

Los calambres se van acusando a medida que avanza el embarazo, siendo realmente molestos en la última etapa.
Es conveniente no pasar mucho tiempo de pie y evitar cruzar las piernas al sentarse. Masajear la zona suavemente ayuda a relajarla. Comer un plátano antes de dormir te ayudará a evitar esos molestos calambres.


5. Hinchazón piernas

Pese a que se debe a una retención de líquidos, la hidratación es importante para equilibrar el problema: se recomienda beber agua y usar el hidratante tópico habitual.
Pasar mucho tiempo de pie parada empeorará las molestias pero caminar favorecerá la circulación, lo cual beneficiará a las piernas.
Los masajes suaves, rotar los tobillos o ponerlos un rato en alto al final del día aliviarán la hinchazón.


6. Acidez

Esta es otra molestia que, al contrario que la somnolencia o los mareos, se va acusando hacia el final del embarazo.
Para aliviarlo, conviene sustituir las comidas principales por pequeñas raciones a lo largo del día, evitar comidas muy calientes, muy frías, muy picantes o muy condimentadas que puedan irritar aún más las paredes del estómago, no tumbarse inmediatamente después de comer y usar ropa cómoda, holgada.
Una cucharada de aceite de oliva en ayunas o un vaso de leche después de las comidas pueden ayudar a suavizar esa sensación.


7. Gases

Si el problema es acusado, no está de más llevar un control de las comidas, apuntando en un papel la dieta diaria para relacionar cuáles son los alimentos que mejor y peor sientan.
En todo caso, siempre es importante llevar una dieta equilibrada, evitar azúcares y comer y beber despacio.
El ejercicio físico moderado también puede ayudar en este caso, así como llevar ropa holgada.


8. Nauseas

Dado que las nauseas suelen empezar desde el momento de levantarse, se pueden dejar al lado de la cama algunas galletitas para chupar incluso antes de ponerse en pie.
Como remedio natural para las nauseas, es conocido el efecto del jengibre, ya sea en galletas, té o cualquier otro preparado.


9. Dolor de espalda

Hacia el final del embarazo, el peso de la tripa puede acentuar los dolores de espalda. Para evitarlos y aliviarlos, debemos mantener una correcta higiene postural, hacer ejercicio moderado y dormir de lado, para que el peso no recaiga sobre la columna.


10. Dificultad para dormir

Igualmente en los últimos meses, la incomodidad y el nerviosismo van haciendo mella en el descanso.
La postura óptima es acostarse sobre el lado izquierdo (esta postura favorece la oxigenación del feto), con la pierna derecha flexionada y un cojín entre las rodillas para evitar sobrecargar la cadera.
Tratando de mantener a ralla otros síntomas que puedan provocar molestias, como la acidez, la embarazada logrará descansar mejor.


11. Hemorroides

Son muy comunes en el postparto pero pueden aparecer mucho antes. Para prevenirlas, se pueden seguir los mismos consejos que para evitar el estreñimiento, pero una vez que han aparecido, los baños de agua templada e incluso los ejercicios de Kegel aliviarán las molestias.


12. Sangrado de encías

Durante el embarazo, las encías están más sensibles.
En la mayoría de las comunidades autónomas, la seguridad social cubre una visita al dentista por trimestre en la que llevarán a cabo una limpieza que ayudará a prevenir o paliar el problema.
La higiene dental es muy importante.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

La información ofrecida aquí es gratuita. Dejando un comentario, que puede ser anónimo, nos ayudas a posicionarnos mejor en los buscadores para que más familias que nos necesitan puedan encontrarnos.
¡Gracias!