Recuperando los juegos de calle



Durante éstas vacaciones de verano, me he dado cuenta de que  los niños aunque quieran, ya no saben jugar en la calle. No saben crear histórias o inventarse juegos nuevos.
Debemos ofrecerles alternativas a las horas encerrados en casa delante de una pantallita, o de la tele, así que voy a hacer una pequeña recopilación de aquellos juegos que tanto disfrutábamos nosotros, para poder usar como guía explicativa.
Haber si logramos que vuelvan los gritos y juegos en la calle.

1. El calientamanos

Uno frente a otro, con las manos unidas por las palmas, intentaremos pegar al otro en el dorso de la mano, antes de que se retire.

2. La rayuela

Se traza en el suelo con tiza o yeso un diagrama constituido generalmente por una serie de rectángulos coronados por un semicírculo. El número de casillas cambia de una variedad a otra; podemos encontrar desde 6 a 11 o más casillas. Se enumeran los distintos compartimentos, a los que también se les puede dar distintos nombres. La/el jugadora/or arroja su tejo (generalmente una piedra lo más plana posible) al primer compartimiento, que se salta a pata coja, realiza el recorrido sin pisar el dibujo, y al final, empuja el tejo fuera del diagrama, para luego pisarlo. Lo mismo hace con las otras casillas hasta llegar a la última. En algunas casillas que reciben el nombre de “descanso”, así como en la casilla final, que puede llamarse “cielo”, “gloria” o “paraíso”, la/el jugadora/or puede asentar los dos pies. En otras casillas no se puede hablar y algunas veces deben saltarse, es decir, que ni el tejo ni la/el jugadora/or pueden tocar esas casillas. Otras casillas están divididas en dos partes por una línea diagonal o vertical y deberá saltar sobre ellas con las piernas abiertas; es decir, poniendo un pie en cada parte. La/el jugadora/or pierde cuando posa los dos pies en las casillas donde no está permitido, cuando pisa las líneas del diagrama, cuando el tejo sale del dibujo, o cuando el tejo quede sobre una línea, pasando el turno a la/el siguiente participante.

3. El elástico o goma

Como su nombre indica, era una goma grande, elástica, que se ponía a la altura de los tobillos, y cantando una serie de canciones se iba saltando dentro, aumentando la altura y con ello la dificultad de los saltos. Junto a la comba, de mis favoritos.

4. La comba

“Al pasar la barca”, “El Cocherito” o “Soy la Reina de los Mares” son algunas de las canciones que cantábamos mientras hacíamos girar la cuerda cada vez más rápido.

5. El escondite

Todos sabemos jugar a éste juego, mientras uno cuenta, los demás se esconden y luego el que cuenta tiene que buscarlos y encontrarlos. Los que están escondidos tienen que correr a tocar la pared donde contaba el biscador, antes de ser vistos para salvarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La información ofrecida aquí es gratuita. Dejando un comentario, que puede ser anónimo, nos ayudas a posicionarnos mejor en los buscadores para que más familias que nos necesitan puedan encontrarnos.
¡Gracias!