Descubriendo la crianza con apego y respetuosa, parte I. Por Jeni Pinto.

Podéis leer el post completo aquí.



Hola a todos! ¿Cómo han ido las vacaciones? ¡Espero que disfrutarais muchos con vuestros peques y que os guste este post, tanto o más que a mí!

Para empezar, os voy a hacer un mini resumen de lo que os voy a hablar. Os voy a contar como me di cuenta que esta crianza era lo mas normal y natural, que era lo que mi instinto maternal y mi corazón me guiaba. Siempre me ha gustado mucho leer y desde que me quedé embarazada no paré de buscar información porque no quería dejarme nada, aunque es inevitable siendo madre primeriza saberlo todo de la noche a la mañana, todo se aprende en base a la experiencia y práctica que vas cogiendo, pero créeme no es tan difícil, jeje. Bueno que me enrollo...! Aquí va mi super post, espero que os sirva de mucho y podáis aprender algo más o simplemente daros cuenta de que siempre tenéis que dejaros guiar por vuestro instinto maternal, muchas gracias.

_____________

Empezemos por el principio: cuando me quedé embarazada busqué información sobre el embarazo porque le tenía pánico al parto y a que algo saliera mal, siempre iba con la idea de que quería un parto lo más natural posible, pero por desgracia hay mucho profesional (si se pueden llamar así) que no respeta el parto. Yo dentro de lo malo tuve un parto más o menos bueno, salvo que me pusieron un gel para dilatar más rápido y acabe pidiendo epidural sin hacerme efecto hasta el último momento que fue cuando ya estaba saliendo mi niña. Salvo esos dos momentos, me respetaron bastante y me dejaron moverme con la pelota, cortó el cordón mi marido después de dejarlo latir, me preguntaron si quería tocar la cabecita cuando estaba pariendo, e hice el piel con piel desde minuto 1. Sólo me separé de ella cuando la fueron a pesar... fue mi madre y mi marido con ella. No me hicieron episiotomía porque me desgarré sola, así que me hicieron puntos, dentro de lo que cabe no puedo quejarme aun que hubiera preferido como dije lo más natural posible.

Ahora os explicaré cómo me di cuenta que la crianza que yo quería hacer y que mi instinto me pedía era una crianza respetuosa y natural. Desde siempre me han encantado los niños, me hubiera gustado poder estudiar psicología infantil y todo lo relacionado con los peques porque los adoro. Cuando nació mi niña, en el hospital durmió encima mío desde la primera noche, cuando llegamos a casa y la fui a meter en la cuna empezó a llorar, así que no me lo pensé dos veces y la metí encima míio. Así durmió hasta los tres meses. A los tres meses empezó a dormir a mi lado en mi cama y así hasta el día de hoy y hasta que ella quiera. La gente ya empezó con los típicos comentarios de que se va a malacostumbrar, déjala en la cunita que dormiréis mejor... pero a míi me entraba por un oído y me salíia por el otro. Me empezaron a meter en grupos de facebook de pañales de tela, portabebés ergonómicos, lactancia materna, hasta que descubrí el de crianza con apego/ consciencia/ respeto/ corresponsable y desde allí un grupo de whatsapp magnífico de mamás que llevan la misma crianza que yo... ¡¡mis Ubuntus!! Así que en ese grupo empezó todo. Desde ese grupo descubrí magníficos libros sobre crianza respetuosa y a medida que iba leyéndolos me iba dando cuenta que era realmente como quería criar a mi hija!

Esta crianza no es ningún método ni la moda de hoy en día ni chorradas de esas, la crianza natural y respetuosa como su nombre dice es lo natural, criándoles con respeto y amor. La gente se piensa que no se les pone límites y les dejamos hacer lo que quieran, pero tienen un concepto muy equivocado de esta crianza, ¡claro que les ponemos límites! pero límites necesarios. Yo no voy a dejar que mi hija cruce la carretera pasando un coche, no voy a dejar que se tire del balcón para abajo, no voy a dejar que se haga daño ni a ella ni a ningún ser vivo. Estos son límites necesarios, si mi hija quiere meter los dedos en el enchufe va a ser un NO rotundo (por cierto existen unos protectores de enchufes para no tener que recordarles).

Los padres, la sociedad, los maestros y educadores... se pasan el día poniendo límites: NO hagas esto, NO digas esto, NO toques eso... no tienen libertad, no se les deja hacer nada, ni opinar ni decidir, y encima se les exige más y más. Recordad que son niños que quieren experimentar y aprender. Quieren ser lo que son... ¡niños!

La crianza con apego y respetuosa no educa a delincuentes ni nada por el estilo, todo lo contrario, cuando tu das respeto recibes respeto, cuando das amor recibes amor, si tu educas con violencia como gritos, amenazas, cachetes, bofetadas, castigos... lo único que estáas haciendo es que hagan las cosas por miedo a sus padres y no porque realmente hayan aprendido algo, eso no es educación. Educar es enseñarles, guiarles, dejar que se equivoquen y aprendan de los errores, dejar que tomen sus propias decisiones, todo esto se consigue con RESPETO y mucha comunicación pero sobre todo con PACIENCIA. Debemos conocer el cerebro del niño y ponernos en su piel entonces así nos damos cuenta de muchas cosas.


Jeni Pinto.
Contacto: jeni12pm@hotmail.com y mamaconapego@hotmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La información ofrecida aquí es gratuita. Dejando un comentario, que puede ser anónimo, nos ayudas a posicionarnos mejor en los buscadores para que más familias que nos necesitan puedan encontrarnos.
¡Gracias!