12 tips de seguridad en casa

Ya hemos hablado en otras ocasiones de la teoría del movimiento libre de Pickler según la cual, el movimiento libre del bebé y su actividad autónoma, favorecen el desarrollo de sus capacidades y el aprendizaje del niño a partir de asimilar sus propios éxitos y fracasos motores.

Pero para poder dejar al niño en total libertad en una casa, huyendo de parques, hamacas, columpios y taca-tacas que irían contra este principio, se deben tener en cuenta una serie de medidas de seguridad:


1) Protección de enchufes: Es la primera norma básica. Al bebé le llaman la atención. Para cubrirlos, en el mercado hay todo tipo de artilugios desde tan solo unos céntimos.


2) Barreras para escaleras o puertas: En cuanto aprenden a andar, el siguiente paso es intentar subir escaleras. La mayoría las suben gateando bastante bien... El problema es bajarlas. Si tu casa tiene escaleras, hay barreras extensibles a cualquier medida. Es una inversión.



3) Sistemas para no pillarse los dedos con las puertas. También es básico. En las guarderías suelen tener protectores para que no puedan meter los dedos en el hueco de las bisagras (que es mucho más peligroso que el otro lado). Son ideales, pero muy caros. No obstante, hay opciones caseras que no son ni muy estéticas ni muy prácticas para andar abriendo y cerrando la puerta, pero que pueden servir estupendamente para fijar la puerta en posición abierta y evitar estos peligros.

4) Mantener los objetos pequeños fuera de su alcance: Los bebés tienden a llevárselo todo a la boca. Es importantísimo, en el momento en el que empiezan a tener autonomía motora, alejar de su alcance todo aquello que implique un riesgo de asfixia.

5) Cobertores para las esquinas: Una mesita de centro en el salón no es lo ideal en una casa con un bebé, pero si ya tienes una, trata de cubrir las esquinas con protectores que venden específicamente para ello o con algún otro de fabricación casera.

6) Cierre de seguridad para armarios y cajones. Esto es especialmente importante en la cocina o el baño, donde dentro puede haber productos químicos, cuchillos, etc. Pero no solo por lo que puedan encontrar dentro sino también para evitar que se pillen los dedos al abrir y cerrar un cajón.



7) Sillas, cajas, sofás... Alejados de las ventanas. Si es necesario reubicar los muebels del salón para que el bebé no pueda tener acceso, debería hacerse.

8) Cierre de seguridad para el wc: También venden cierres específicos para ello.

9) Alfombra antideslizante en la bañera.

10) Barandilla para la cama. Si praticas colecho, llegará un momento en que tengas que plantearte unas barreras para la cama o bien la posibilidad de tirar el colchón directamente en el suelo.

11) Educación: Aunque parezca que no nos entienden, sí lo hacen desde muy pequeños. Incluso aunque hayamos conseguido crear un ambiente seguro, es importante enseñarles, cuando tengamos oportunidad, que algunos ocmportamientos pueden ser peligrosos. Un tema especialmente importante sería enseñarles la manera correcta de bajar de la cama o el sofá, poniéndose boca abajo y bajando primero las piernas. Con nueve meses ya son perfectamente capaces de aprender esto, aunque de todas formas haya que estar pendientes por si acaso.

12) Botiquín: Y por último, y pese a todas las precauciones, no está de más tener en casa un botiquín de primeros auxilios. Pero sobre el contenido ideal de un botiquín infantil, ya hablaremos otro día...


___________



Cris. Educadora social especializada en atención temprana y directora editorial.

1 comentario:

  1. Genial el artículo, deseando leer el siguiente, que creo que mi botiquín anda algo escaso, no sé, no sé

    ResponderEliminar

La información ofrecida aquí es gratuita. Dejando un comentario, que puede ser anónimo, nos ayudas a posicionarnos mejor en los buscadores para que más familias que nos necesitan puedan encontrarnos.
¡Gracias!