Pruebas diagnósticas de alergia alimentaria

 

 

¿Cómo se diagnostica?


El médico dejará caer una gotita de un extracto sobre tu piel y luego te pinchará la piel de forma superficial para que entre una cantidad reducida del alérgeno en su interior. Si te aparece un grano o roncha rojiza que sobresale en la piel justo en el área de la prueba, significará que padeces una alergia al huevo.


Se inicia la prueba con huevo duro, generalmente con la clara, pero en ocasiones, si no se conocen exposiciones previas del paciente al huevo o en determinados casos sospechosos de gravedad, es preciso comenzar con la yema. Si ésta se tolera, se sigue de la administración de clara o de huevo completo. Se comienza siempre por una pequeña porción, que se va aumentando progresivamente con intervalos de aproximadamente 30 minutos. Tras tomar la dosis completa, se mantiene al paciente en observación, al menos una hora. Si por el contrario presenta algún síntoma durante la prueba, se interrumpe inmediatamente y se le aplica el tratamiento necesario.
Si tolera un huevo completo preparado en cualquier presentación gastronómica, incluyéndolo crudo, se considera no alérgico.


Es posible que el médico también te practique pruebas sobre otros alimentos o sustancias que también pueden provocar alergias. En algunos casos, es posible que se necesite una muestra de sangre al paciente para analizarla, sobre todo si la prueba cutánea no ofrece resultados satisfactorios.
Es importante que recuerdes que, a pesar de que el médico te haga pruebas para detectar alergias alimentarias exponiéndote a cantidades muy reducidas de los alimentos que podrían estar provocándotelas, ¡tú no deberías probarlo nunca en tu casa! El mejor sitio para realizar una prueba de alergia es la consulta del médico, donde el personal que te atiende está muy bien preparado y podrían darte un medicamento si presentaras una reacción grave.


Además debemos informar que las personas con alergia al huevo deben estar alertas a ciertas vacunas que son o fueron incubadas en huevo como la triple vírica: parotiditis, rubéola, sarampión y gripe entre otras. Algunas reacciones que se provocan se deben más a la gelatina que éstas contienen que al propio huevo, aunque por lo general suelen ser toleradas sin problemas, por todo esto, se recomienda llevar una tarjeta que indique que la persona es alérgica a un alimento determinado.

Más información  aquí

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La información ofrecida aquí es gratuita. Dejando un comentario, que puede ser anónimo, nos ayudas a posicionarnos mejor en los buscadores para que más familias que nos necesitan puedan encontrarnos.
¡Gracias!