Destete natural

La edad del destete cuando se produce de forma natural depende de muchos factores (culturales, sociales, personales...), pero suele ocurrir entre los dos y los seis años. En todo caso, debería ser hasta que la madre y el bebé quieran.

Esto no es lo habitual en nuestra sociedad. Aunque hay otros motivos más graves, las causas más habituales del destete suelen ser la vuelta al trabajo, la presión social o los consejos de médicos desactualizados (ver informe actualizado de la AEPED sobre lactancia en niños mayores).

En estos casos de destete forzoso, acarrea diferentes problemas:

-Para la madre:
  • Obstrucciones, ingurgitación, incluso mastitis. 
  • Sentimientos de pérdida de apego 
  • Desgaste psicológico al tener que estar mucho más tiempo distrayendo al niño 
  • Los cambios bruscos hormonales pueden provocar inestabilidad. 
-Para el niño:
  • Supone un cambio en la manera de relacionarse con su madre. 
  • Puede experimentar frustración, sentimientos de abandono 
  • Puede empezar a usar chupete, chuparse el dedo o buscar cualquier otro sustituto 
Lo ideal entonces es que el destete se produzca de la manera más natural posible. No hay que tener miedo a que si no animamos al bebé a destetarse, nunca lo haga. En ninguna cultura del mundo ocurre este problema por muy respetuosos que sean con los ritmos de los niños. El niño necesita madurar, encontrar otra manera de consolarse y conectar con su madre antes de abandonar el pecho.

Dicho esto, entendemos que hay casos en los que un destete (total o parcial) es inevitable: la vuelta al trabajo, separación de la madre por motivos médicos o de otra índole, agitación de la lactancia por un nuevo embarazo u otros motivos, etc. En estos casos, existen consejos que pueden ayudar a acelerar el destete:


Qué NO HACER:
  • Negar el pecho. Prohibir algo de repente y sin dar alternativas confunde al niño y le hará mamar más, de la misma manera que cuando nos separamos de ellos por primera vez después reclaman más nuestra atención. 
  • Separarte del niño por unos días para forzar el destete: Además de privarle del pecho, le estás privando de tu presencia y de tu consuelo, importantísimos para su salud y bienestar. 
  • Echarte cosas raras en los pezones (pimienta, aloe vera, etc.): Aparte de ser traumático para el niño (y de que la pimienta no es precisamente un suave bálsamo para el pezón), es totalmente irrespetuoso. Está fuera de toda lógica dejar que el bebé se llene la boca de cosas raras. Hay quien se los tapa con tiritas. Esta es una opción menos agresiva pero igual de frustrante para el bebé (y dolorosa para la madre). 
  • Tratar de empezar por un destete nocturno: La noche es precisamente el momento más difícil para destetar. Es mejor empezar tratando de que deje de necesitar el pecho durante el día y extender después poco a poco ese comportamiento a la noche. 
  • Dejarte influenciar por lo que diga la gente. Parece una obviedad pero es importantísimo. 

Qué PUEDES HACER:
  • No ofrecer, no negar. Lógico: Si quieres destetar, empieza por no ofrecer. 
  • Trata de distraerle con otra cosa: Un vasito de agua, un juguete que le guste, una canción con caricias... 
  • Si el niño es un poco más mayor y entiende, trata de razonar con él: "¿Podemos esperar a llegar a casa? Me resulta un poco incómodo ponernos aquí ahora". 
  • Aumenta los mimos y los ratos con el niño para que no sienta que ha perdido tu cariño. 
  • Aprovechar las etapas en las que el niño muestre menos interés por la lactancia debido a su desarrollo y proceso de maduración, que provocarán que esté más distraído con otras cosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La información ofrecida aquí es gratuita. Dejando un comentario, que puede ser anónimo, nos ayudas a posicionarnos mejor en los buscadores para que más familias que nos necesitan puedan encontrarnos.
¡Gracias!