Celos entre hermanos

¿Qué son los celos? 

Ante todo, son una reacción natural del niño ante un nuevo miembro en la familia que va a ocupar el mismo rol que él y que, por tanto, puede ser percibido como un rival.

Al igual que los despertares nocturnos, por ejemplo, los celos son un mecanismo de supervivencia del niño, que le hace reclamar la atención y cuidados constantes de sus padres, aunque estas llamadas de atención pueden tomar formas diversas: regresiones a etapas anteriores del desarrollo, hostilidad, rabietas, exageración de las muestras de cariño, etc.



¿Cómo ayudar al niño a controlar sus celos ante la llegada de un hermanito? 

  • Ante todo, prevención: Una educación desde el principio que fomente la autoestima del niño le ayudará a no sentirse desplazado en esta situación.  
  • Es conveniente hacerle partícipe de la llegada de un nuevo hermano desde el principio: Se tiene que enterar del embarazo por sus padres antes que por terceros. 
  • Durante el embarazo, debemos tratar al niño como un más en los preparativos: si se siente de vuestro lado no podrá ser desplazado, y también será más difícil tener celos de algo que considera "suyo" ("nuestro bebé"). Para ello, podemos pedirle opinión sobre los preparativos en casa o sobre el nombre del bebé, podemos llevarle a las ecografías, explicarle cómo va creciendo el bebé, etc. 
  • Explícale la suerte que tiene de tener un hermano con quién podrá jugar, que va a quererle mucho, a quien podrá enseñar muchas cosas... 
  • A partir del momento en que el bebé llegue a casa, conviene hablar con las visitas, antes de que vengan, para indicarles que presten atención al hermano mayor para que no se sienta desplazado. 
  • Mantén su rutina incluso en los primeros días del nuevo bebé en casa. Le dará mucha seguridad saber que nada ha cambiado hacia él. 
  • Préstale atención. Quizás estés cansada y no puedas hacerlo de la misma manera que antes, pero puedes aprovechar, por ejemplo, momento como la lactancia del nuevo hermanito para explicarle cómo era él cuando era pequeño. 
  • Valora su ayuda: Pídele que te pase un cojín, pregúntale qué ropa cree que le podíais poner a su hermanito, pídele opinión cuando el bebé esté inquieto... 
  • Evita hacer comparaciones entre hermanos, sobre todo delante de la gente. 
  • Trata de seguir dedicándole tiempo en exclusiva
  • Cuando el bebé sea un poco más mayor, trata de que implicarles en juegos o actividades en los que puedan participar y divertirse juntos
  • Los castigos nunca son una solución pero hay que tener especial cuidado con ellos entre hermanos, porque aumentan la rivalidad, los celos, la rabia y la competencia, especialmente cuando se consideran injustos o no está muy claro quién tuvo "la culpa" de lo que haya pasado.
  • Debemos recordar que el hermano mayor sigue siendo un niño pequeño, no podemos pretender que entienda todo, que ceda siempre en prestar sus juguetes al mayor o que sirva de modelo.  
  • Recuerda siempre que los celos son algo natural.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

La información ofrecida aquí es gratuita. Dejando un comentario, que puede ser anónimo, nos ayudas a posicionarnos mejor en los buscadores para que más familias que nos necesitan puedan encontrarnos.
¡Gracias!