Alergia al huevo

¿Qué es la alergia al huevo?


Es el tipo de alergia más frecuente en los pequeños. Se produce por una alteración inmunológica por la que el paciente alérgico sintetiza inmunoglobulina E (un tipo de anticuerpo) contra las proteínas del huevo, produciendo, cuando se ingiere huevo o se tiene contacto con él, una reacción alérgica muy rápida, a veces inmediata.

¿Cuándo y cómo se manifiesta?


Normalmente suele aparecer la primera vez que se consume, pero hay muchos grados de alergia al huevo.
La clara es la zona más alergénica, debido a su contenido mucho más alto en proteínas y en niños muy alérgicos, también se ven síntomas al probar la yema. Otros niños pueden consumir huevo cocido sin problemas, pero cuando comen huevo cocinado de otra manera, como en tortilla por ejemplo, hace que aparezcan los síntomas.
Una alergia al huevo de gallina, hace que tampoco se toleren los huevos de otras aves. 
Uno de los mitos que corren por ahí, es que los alérgicos al huevo no pueden ponerse la vacuna triple vírica, pero es eso simplemente, un mito. 
No suelen tener problemas con la carne del pollo.

Síntomas


Suelen aparecer inmediatamente o al cabo de una hora.
Las manifestaciones pueden ser leves:
Picor de boca o garganta, con o sin manchas rojas alrededor de la boca (síndrome de alergia oral). 

O mucho más graves y que pueden poner en peligro la vida. Los síntomas pueden aparecer de forma aislada o en combinación entre ellos:
  • Lo más frecuente es que los pacientes tengan un síndrome de alergia oral, con manchas y ronchas (habones) alrededor de la boca por el contacto directo con el huevo, pero también puede haber ronchas por toda la cara y el cuerpo, con hinchazón de los labios, párpados o orejas (angioedema).
  • Durante la primera hora pueden producirse vómitos y diarrea.
  • La afectación respiratoria, como la rinitis o el asma, es menos frecuente, pero son síntomas de alarma porque pueden indicar que la reacción es más grave.
  • La anafilaxia es la manifestación más grave que puede ocurrir. Afecta a más de un órgano, es generalizada y si cursa con afectación respiratoria o cardiovascular puede llegar al shock, poniendo en peligro la vida del paciente. La aparición de dificultad respiratoria, respiración entrecortada, tos repetitiva o seca, hinchazón de lengua, garganta cerrada, ronquera, desvanecimiento, palidez, labios o piel azulada, pulso débil o agotamiento son síntomas de gravedad y suponen indicación absoluta de administración precoz de adrenalina.
 La alergia al huevo se asocia con mucha frecuencia a la alergia a la leche. En ocasiones, al estudiar la alergia a leche se detecta una prueba cutánea positiva a huevo, incluso antes de que el niño lo haya introducido en la dieta. En estos casos, el alergólogo le hará un seguimiento y posiblemente le realizará una provocación controlada, antes de que lo coma en su domicilio, para comprobar si lo tolera.

La alergia al huevo en los niños tiende a desaparecer después de un periodo variable de tiempo con dieta de exclusión, por lo que se debe valorar periódicamente si el niño ha superado la alergia.
Aproximadamente en el 50 % de los niños la alergia al huevo se ha resuelto a los 5 años y en el 75% a los 7-9 años.

¿Dónde puedo informarme?


No hay comentarios:

Publicar un comentario

La información ofrecida aquí es gratuita. Dejando un comentario, que puede ser anónimo, nos ayudas a posicionarnos mejor en los buscadores para que más familias que nos necesitan puedan encontrarnos.
¡Gracias!