Sexo después del parto



 Seguramente si acabas de parir, o vas a hacerlo, o lo hiciste, incluso cuando recuerdas ese momento, lo último que te apetecía era tener relaciones sexuales.
Retomar la actividad sexual tras la maternidad no es tarea sencilla, y quien diga lo contrario probablemente no esté siendo sincero.
Si sumamos la presencia del bebé en todos los momentos, las mil horas atrasadas de sueño, la transformación de tu cuerpo, al que muchas veces no reconocemos, el cansancio, la lactancia, tu perspectiva de ti que ya no es la misma (ya no eres solo mujer, ahora eres una mamá) harán que tu libido esté más que ausente.

No te abrumes por ello ni inicies una carrera contrarreloj para recobrar el deseo, todo lleva su tiempo. Poco a poco vuestra vida sexual volverá a la normalidad y el gran cambio que supone la maternidad también puede aportaros cosas muy positivas.

Dificultades sexuales comunes en el postparto

Se estima que el 80% de las mujeres experimentan pequeños trastornos sexuales en los tres primeros meses después del parto, y a los seis meses todavía el 15% continuará con alguna molestia.
La maternidad es una experiencia maravillosa, pero también es, físicamente hablando, una vivencia traumática para el cuerpo. Además, el cambio hormonal que se produce a los tres o cuatro días tras el nacimiento del bebé va a hacer que tu organismo se centre en asegurar la supervivencia de tu pequeñín, dejando de lado por el momento otros aspectos.
Por ejemplo, la producción de estrógenos se reduce drásticamente y continuará a niveles bajos si das el pecho a tu hijo, lo que disminuye la lubricación vaginal. Para solucionar este contratiempo se recomienda utilizar lubricantes vaginales (opta por los de base hídrica o solubles en agua; los compuestos a base de vaselina se adhieren a la mucosa y pueden ocultar pequeñas infecciones).
La zona del perineo también tarda un tiempo en recuperarse. Si te han hecho la episiotomía, los puntos se disolverán en unos diez días, aunque la zona puede estar sensible durante dos o tres meses más. Si has sufrido un desgarro o si tu parto fue instrumental (con fórceps o ventosa), es probable que necesites más tiempo; algunas mujeres tardan más de seis meses en recuperarse del todo.

 Cuando pase la cuarentena, o te sientas lista para la penetración, usa un buen lubricante con base al agua para que no dañe el preservativo, y elegid posturas que no te hagan daño y estés cómoda.
Ves despacio y piensa que es completamente normal el notar sensaciones nuevas, molestias, tirones, o incluso placeres nuevos.
Aquí os dejo algunos tips, que os pueden servir:

Planificación

Dentro de la medida de lo posible podéis intentar buscar un hueco cada día para poder estar juntos, no tenéis porqué mantener relaciones cada día en ese hueco, sino que podéis usarlo para estar juntos, hablar del sexo, cómo so sentís, abrazaros, tocaros, o lo que más os apetezca. 
Aunque más de una acabaría aprovechando para dormir ;)

Descanso

La casa seguirá sucia mañana, los platos se pueden limpiar después, los juguetes no molestan por el suelo, el polvo es algo que no debe importarte.
Quien venga a tu casa, y le moleste todas esas cosas, que coja una bayeta y te ayude. Cuando vengan visitas a casa pide que te traigan pañales, comida hecha y ganas de limpiar.
Dormir, no vas a poder dormir mucho en los primeros meses, pero aprovecha cuando el niño lo haga.

Ponte guapa o no

Lo importante es que tu te sientas bien, lo de peinarte y arreglarte y maquillarte, pues bueno, sí, puede ayudarte, pero lo más importante es que tú te sientas bien con tu nuevo cuerpo, con la situación y que lo hables con tu pareja. Él te va a ver fantástica, como te ha visto siempre, incluso más , porque te has convertido en madre y has ganado un potencial añadido. 
Si lo necesitas, date algún capricho, nunca sobra ir a la pelu, o algún masaje que otro.

Jugad a la prohibición temporal

Para ayudarte a reencontrar el placer sexual podéis practicar una técnica conocida como “focalización sensorial”. Consiste en daros masajes y caricias eróticos evitando practicar el coito, incluso aunque os apetezca. Es una buena forma de recuperar el deseo sin presión.

Tened expectativas realistas

Si antes del embarazo no erais una pareja especialmente fogosa, tampoco tenéis por qué serlo ahora, justo cuando con el cansancio, las tomas y los cambios de pañal os va a resultar más difícil. Lo importante no es la cantidad, sino la calidad de vuestros encuentros amorosos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La información ofrecida aquí es gratuita. Dejando un comentario, que puede ser anónimo, nos ayudas a posicionarnos mejor en los buscadores para que más familias que nos necesitan puedan encontrarnos.
¡Gracias!