Diez cosas que jamás debes hacer con los hijos de los demás

1) Ofrecerles comida sin consultar a sus padres. 
Tal vez su madre o padre no esté de acuerdo con que coma lo que le estás ofreciendo. Incluso por muy sano que sea, tal vez simplemente no esté de acuerdo con que coma entre horas, o incluso puede haber problemas de intolerancias y alergias.

2) Juzgar su educación. 
Todos los padres (incluso los que usan mochilas portabebés colgonas  o se echan pimienta en los pezones para que el niño deje de mamar) quieren lo mejor para sus hijos y actúan pensando que lo que están haciendo es lo que deben hacer.
 No digo que haya que hacer la vista gorda ante un niño le estén maltratando en la calle porque ese sea el estilo de crianza de sus padres, pero si se da el caso, por ejemplo, de que unos amigos que acaban de tener un niño no quiere dar de mamar, nuestro papel no debe ir más allá de explicarle los beneficios de la lactancia en un momento de tranquilidad (no cuando ella saque el biberón para que no se lo tome como un ataque), sin presionar ni juzgar, que es absolutamente contraproducente.

3) Sacarle fotos sin permiso. 
Da igual la confianza que haya. Preguntad siempre.

4) Opinar sobre su mamá o su papá delante de él. 
Ni bien ni mal. El niño capta que estáis hablando de sus padres a sus espaldas, que estáis juzgando. Eso crea inseguridad. Y si además es una crítica, puede perjudicar gravemente el bienestar del niño.

5) Llevártelo fuera del campo de visión de su mamá o su papá sin consultar. 
Es muy típica la escena de alguien cogiendo al bebé mientras le dice: "Anda, deja descansar un rato a tu mamá y vamos a ver a la vecina / a comprar algo a la esquina / a otra habitación a buscar un juguete...". Es algo que puede poner realmente nerviosa a los padres, especialmente si la persona que se lleva al niño ya ha manifestado anteriormente su desacuerdo con los estilos de crianza de estos ("Ej.: Si por darle unos gusanitos una vez no pasa nada...").

6) No respetar las normas de su madre cuando el bebé esté contigo. 
Por supuesto que no pasa nada por darle unos gusanitos una vez en la vida a un bebé... Pero sí pasa. Pasa que le estás transmitiendo la idea de no respetar a sus padres, de mentir, etc.

7) Regalarle juguetes sin consultar. 
En el caso de videojuegos o juguetes poco recomendables está claro que se debería consultar primero, pero otras veces no tenemos esta norma tan presente. Tal vez sus padres no quieran que se les regalen juguetes porque ya tienen muchos, o solo quieren ofrecer juguetes con características muy concretas (materiales naturales, sin sonidos, etc.).

8) Compararles con tus hijos u otros niños. 

9) Insistir para que te den un beso. 
Tú jamás consentirías que alguien te obligara a besarle. Da igual que sea un amigo, un familiar o tu jefe. El cariño no se gana de esa manera.

10) Lo mismo que no harías con tus propios hijos. 
Ni ridiculizarlos ("Los niños no lloran"), ni chantajearlos ("Si no te comes todo esto, no saldrás a jugar") , ni humillarlos ("Eres tonto")...


Si te ha gustado, y quieres recibir nuestras entradas en el correo,  hazte seguidor de Lardamma.com






Cris. Educadora social especializada en atención temprana, mamá de dos y directora editorial.

6 comentarios:

La información ofrecida aquí es gratuita. Dejando un comentario, que puede ser anónimo, nos ayudas a posicionarnos mejor en los buscadores para que más familias que nos necesitan puedan encontrarnos.
¡Gracias!