Tipos de endulzantes

Este post ha sido revisado, corregido y avalado por: 
Lorena Díaz Fernández (nutricionista) 
y Beatriz Vilreales García Pliego (enfermera experta en nutrición humana, master en nutrición). 



Los requerimientos de hidratos de carbono, tanto en la infancia como en la adolescencia, están entre el 50-60% de la dieta diaria del niño, siendo solo el 10% hidratos de carbono simples (azúcares); el resto deben ser complejos.

El aporte de hidratos debe hacerse con el consumo de frutas (fructosa y glucosa), cereales y legumbres. Los edulcorantes, naturales o no, no son necesarios y a la larga producen efectos adversos tales como caries y enfermedades metabólicas, y más en niños. La fruta, zumos naturales, legumbres, cereales, leche... aportan la suficiente cantidad de hidratos que el niño necesita. Pero claro, nos encontramos continuamente con preguntas del tipo "¿le puedo dar al niño un bizcocho casero hecho con xxx?", "¿cómo endulzo la tarta de cumpleaños para que la pueda comer el niño?", "he visto en el herbolario galletas de panela, ¿son mejores que las normales?", etc.

Partiendo de que los bebés no conocen el sabor dulce artificial y, por tanto, no lo echan de menos, de modo que no está justificado endulzarles la comida, conviene aclarar algunos conceptos porque existe un poco de confusión con el tema y, si no se conoce muy bien el mundo de los endulzantes naturales (o supuestamente naturales), acabamos teniendo los mismos resultados si le hubiéramos dado al niño simplemente azúcar, y encima nos hemos gastado la pasta en engañabobos.

Ningún edulcorante, a excepción en todo caso de la stevia natural (no la que venden en el supermercado), se puede decir que sea saludable porque no aportan nutrientes significativos, pero al menos los edulcorantes naturales no poseen sustancias químicas. Internet está repleto de información sobre este tema pero hay datos de lo más contradictorio. Por eso, hemos querido sacar este post para aclarar el tema con ayuda de dos nutricionistas:



  • 1) Edulcorantes químicos: 
No me voy a detener mucho en explicar las diferencias entre la sacarina, el aspartamo, el acesulfamo... porque todos son malísimos. Así sin más. Si estás pensando en sustituir el azúcar por un edulcorante de este tipo porque piensas que es más saludable, olvídalo. Se les relaciona con problemas que van desde enfermedades metabólicas a sustancias cancerígenas (se puede buscar en internet, por ejemplo, la controversia respecto al uso del aspartamo).


  • 2) Azúcar blanco: 
Relacionado con la obesidad, hipertensión, caries, propensión a la diabetes...


  •  3) Miel, sirope de ágave, azúcar de coco: 
Tienen el mismo problema que el azúcar blanco: El proceso de refinado de estas sustancias industriales hace que un producto que en principio debiera ser natural se sitúe al nivel del azúcar blanco. Además, la miel está contraindicada en niños por estar relacionada con la toxina botulínica (cuanto más tarde se introduzca en la dieta del niño, mejor).


  •  4) Fructosa: 
En principio es un endulzante natural, un azúcar simple presente en la fruta, pero la fructosa que encontramos en el supermercado se consigue mediante un proceso enzimático a partir del azúcar blanco. No desestabiliza tan bruscamente los niveles de azúcar en sangre pero sigue siendo un producto refinado con todos los inconvenientes de un edulcorante.


  •  5) Melazas de cereales (arroz, cebada, maíz...): 
Similares a los siropes del punto 3 pero, al ser fermentados, son algo más digestivos. De entre estos, la melaza de arroz es la menos recomendable por los niveles de arsénico que puede tener presentes.


  • 6) Alcoholes de azúcar (polioles): 
Aunque se llamen así, no son ni alcoholes y azúcar. Deberían estar en una categoría aparte de los demás edulcorantes porque, aunque no provocan caries y son naturales dentro de lo que cabe, no se pueden utilizar en las mismas cantidades que usaríamos otros (por ejemplo, para hacer un bizcocho) porque pueden provocar gases y tienen efectos laxantes, motivo por el que tampoco sería recomendables para niños. Se utilizan sobre todo en chucherías sin azúcar, medicamentos y algunos productos para diabéticos. Algunos alcoholes de azúcar son el sorbitol, el maltitol, el xilitol...


  • 7) Azúcar de caña integral /panela: 
A partir de aquí entraríamos en el grupo de "los menos malos", pero hay que aclarar que hablo del auténtico azúcar de caña. El que venden como tal en los supermercados está lleno de aditivos y poco tiene que ver con el producto original.


  • 8) Sirope de arce: 
Su producción es mucho más simple que la de la miel o el sirope de ágave y suele estar menos refinado, por lo que constituye una alternativa más natural, aunque no deja de ser un endulzante repleto de azúcares simples. Cuanto más oscura sea, más natural y más nutrientes conserva.


  • 9) Stevia: 
La stevia es una planta a la que se le atribuyen propiedades como la de regular la diabetes o la hipertensión... El problema es que es muy difícil encontrar stevia de verdad. La que venden en el supermercado, suele ser un edulcorante con un 2% de extracto de stevia. ¡Qué importante es leer toda la información de los paquetes!


  • 10) Vamos a lo seguro: 
Si a pesar de todo, nos empeñamos en hacer unas galletas caseras, nada más sano y natural que endulzarlas con zumo de naranja (con su pulpa), dátiles, una manzana asada al microondas, plátano... 




Aquí os dejamos un par de enlaces a recetas sanas y ricas:

Galletas de canela sin azúcar
Magdalenas de espelta sin azúcar

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La información ofrecida aquí es gratuita. Dejando un comentario, que puede ser anónimo, nos ayudas a posicionarnos mejor en los buscadores para que más familias que nos necesitan puedan encontrarnos.
¡Gracias!