Testimonios: Bebés que han superado enfermedades o malformaciones de nacimiento





Nuestra odisea empieza en la ecografía, cuando están examinando a tu niño en la tripita y te cuentan que tiene pies equino varos. Tu primera reacción es preguntar qué es eso, justo después escuchas las palabras “deformidad congénita” y tu mundo se te cae encima.

Supongo que siempre se espera que tu bebe venga bien y el mayor temor de una madre es que te cuenten que hay algo que no está del todo correcto. Salí de la eco llorando, asustada y pensando que mi bebe no conseguiría llevar una vida normal.

Os explico el pie equino varo es una deformidad que consiste en que los pies del bebe están metidos hacia dentro, la verdad es que al principio cuando lo busqué en internet me quede muerta con las fotos. Poco a poco fui investigando y a pesar de que pueda parecer muy llamativo, vi que actualmente había mucho avance en este tema. Descubrí el método Ponseti: un médico español desarrollo en EEUU un método basado en la corrección desde el nacimiento que hace que los niños recuperen la posición normal del pie y si el diagnóstico es favorable no tiene ni que operarse. El método consistió en:

1) Poner escayolas hasta la ingle nada más nacer: Comentaros que tras verle los piececitos como los tenia, aunque me dio penita por él, sabía que era por su bien.
2) Cortar el tendón de Aquiles de los dos pies: sin anestesia, os aviso que es desagradable, pero el tendón en estas edades se regenera rápido y desde que lo hicieron sus pies parecían normales.
3) Ponerse unos zapatines con una barra que los unía de los 3 a los 7 meses todo el día.
4) Ahora con 11 meses la barra y los zapatos ya son solo para dormir.

Aún no sabemos si con tres añitos tendremos que hacerle una pequeña operación en el pie derecho, que es el que peor tiene, pero todo el sacrificio que hizo ha merecido la pena, ya empieza a andar y todos nuestros miedos se han ido desvaneciendo. Como conclusión os digo que esto que nos ha pasado no es más que un pequeño contratiempo (a pesar del susto que te llevas al principio), que tiene solución con la constancia e implicación total de los padres.

 María Prieto García





Aunque lo recuerdo vagamente porque de esto hace ya unos 10 años, a mi hijo le detectaron con el embarazo ya muy avanzado que el corazón estaba recubierto con una especie de membranas blanquecinas que, a su juicio, eran demasiado "notorias" y podía significar problemas en el corazón no del todo claros. Nos preocuparon y mucho porque tuvimos que esperar a que naciera (y un par de meses más) para que la cardióloga nos dijera que era absolutamente normal y que el corazón funcionaba a la perfección. Uno de esos miedos absolutamente prescindibles que tardamos varios meses en quitarnos de encima.....


Víctor Sanchez




Hola! Empiezo por el mayor. Nació con un moldeamiento,o sea, debido a la postura en el útero, su cuerpecito tenía forma de media luna, cabeza deformada, tortícolis, piernas y pies torcidos y posible displasia de cadera (esto al final no): tres años de físico, osteopata y una mami muy cabezona que no quería que nada de esto afectara a su desarrollo ni motor ni cognitivo.

Yo estaba muy emparanoyada con que no le afectara al desarrollo cognitivo (el desarrollo cognitivo comienza con la experiencia motora, al no "vivir" su lado izquierdo, habilidades motrices y cognitivas futuras se podían ver afectadas. A todo esto los fisios y el osteópata me dijeron que tenía razón en mi planteamiento, la familia y gente del entorno me decían que estaba loca) y por eso en casa procuraba estimularlo hacia el lado afectado. Está genial,eso si, quiere tocar un instrumento y espero que no sea el violín....
Oficialmente le dio por una mala postura durante el embarazo pero las dos horas de expulsivo y sobretodo el kristeller que me clavaron creo que también tuvieron algo que ver. 
El osteópata va tocando, sin hacer presión ni forzar. Fue un proceso lento. Los fisios hacían mas o menos lo mismo. Lo de estimularlo era más trabajo nuestro: los juguetes siempre se colocaban a la izquierda, jugábamos con él desde la izquierda, en la mesa nos sentábamos a su izquierda... 
Además la tortícolis suele ir asociada a plagiocefalia, en su caso el hueso opcipital estaba aplanado. Así que siempre controlábamos que no se apoyara sobre esa parte. No tuvo el alta hasta los dos años pasados. Las diferencias no las vimos de golpe sino poco a poco, como todo en los peques. Ha sido al crecer que hemos visto que todo ha ido bien. El osteópata insistía mucho en que no había prisa, que había que respetar el ritmo del cuerpo, ayudarlo pero respetarlo. Y así fue. Lloré cuando caminó y cuando empezó a leer. Tiene 7 años y medio y perfecto.

Sigo je je. A la peque, que ahora tiene 20 meses. al mes le diagnostican una hernia inguinal (en la ingle). Esto supone que tiene que pasar por quirófano y, mientras, nada de esfuerzos ni para hacer caca ni llorar. Vamos las 24 horas del día con ella encima y sin coger coche porque no le gustaba nada. Y además iba muy baja de peso y convenía que cogiera para la operación, así que hubo que introducir complementos y luchar para mantener la LM. La operaron a los 3 meses. Está perfecta y aunque no conseguí volver a la LME sigue tomando pecho.



Anónimo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La información ofrecida aquí es gratuita. Dejando un comentario, que puede ser anónimo, nos ayudas a posicionarnos mejor en los buscadores para que más familias que nos necesitan puedan encontrarnos.
¡Gracias!