Separación con hijos pequeños. Testimonios de superación en primera persona

Bueno, aquí va mi historia.
Yo, 31 años; el padre, 34.
Un año de relación, donde las cosas marchaban tranquilas.
Yo, en el último año de psicología; él, ingeniero de software. Aún no convivíamos, era un noviazgo en el que nos veíamos los fines de semana y lo pasábamos bien.
De repente, comencé a sentir un dolor extraño que no se iba, me dijeron que era un quiste en un ovario, y sorpresa! Mi quiste ahora está por cumplir 9 meses de vida.
Él hablaba mucho de irse a vivir fuera de la casa de sus padres, yo de quererme ir a México a hacer una maestría. Finalmente, me propuso convivir porque él había crecido en una familia con padre madre y hermanos (yo única hija de padres divorciados) y quería darle lo mismo a su hijo. Así que acepté. Cabe anotar que su madre nunca estuvo de acuerdo con que conviviéramos, y que renegaba porque quedé embarazada.
En fin, nos fuimos juntos y todo parecía bien, hasta un día que me gritó por pedirle que apagara las luces de la cocina a mediodía, y pues así fueron varias veces, criticando lo que no debía o sí debía yo hacer, pero cuando yo le pedía algo me decía: "siempre he sido así". Las cosas siguieron ahí, mi madre no me recibía en su casa, así que me quedé.
Parí, y después del parto, ya la cosa se volvió que me exigía hacer lo que su madre decía, y muy egoísta con las cosas de mi hijo, que no quería (aún no quiere) gastarse un peso en nosotros. Eso y que un día le gritó muy feo a mi madre que estaba ayudándome, acabaron de colmar mi paciencia y pues nos vinimos a casa de mi madre desde diciembre.
Aquí estamos tranquilos y seguros. El manejo con el padre tiene sus altibajos, me ha tocado llamarlo cada fin de semana para que venga a ver su hijo, ir a casa de sus padres a llevarlo, rogar cada mes para que me pase un mísero 10% de su salario (de las entradas extra que tiene, ni hablo) para nuestra manutención, traiga comida y pañales... Y pues todo porque siento que mi hijo merece tener un padre, sea el que sea, que no tiene por qué enterarse de mí que vivo o no con él, por lo menos no ahora, ya mas tarde, seguro se dará cuenta (que no son tontos).
 A veces es fácil, otras lloro mucho y siento que no voy a ser capaz, algunas otras me entra en arrebato de demandarlo legalmente (que se me quita de pensar que me toca entregárselo dos fines de semana al mes si lo pide), otras pienso en hacer de tripas corazón y volver a vivir con él para evitarle al pequeño los dolores de por qué mi papá se va? Por qué no vive con nosotros? Pero recuerdo su trato y su egoísmo, y que no quiero que mi hijo crezca viendo ese ejemplo en casa, y lo olvido también. Que así es la vida, a veces no es un camino de rosas, pero cada mañana despertar al lado de ese motorcito de amor me hace secar las lágrimas de la noche anterior, sonreír, y volver a comenzar un nuevo día con la mejor de las actitudes.
(Anónimo)




_____________________________________________





Después de mi experiencia tengo una frase clara: Te separas porque dan por saco y luego dan por culo el resto de sus días (en mi caso y sin animo de asustar a nadie). Dicho esto te contare que: la separación es, todo y así, la mejor decisión que he tomado en mi vida, la mejor decisión que tomé hace ya 12 años (el tiempo pasa volando) y que la vida me ha dado una segunda oportunidad y soy muy feliz, somos muy felices.
Desde mi perspectiva te diré que fácil no fue tomar la decisión, mi pequeña tenía escasos 3 años. Y mucha gente me etiquetaba de egoísta por romper una familia, pero eso no era una familia por la ausencia de amor por mi parte. Además te diré que yo los consejos, dimes y diretes, los justos, y sobretodo teniendo en cuanta de que era mi vida y era yo la que vivía la situación en mi casa, la que no era feliz. Y me hice una promesa a mí misma.... He de volver a sonreír por mi niña y he de ser fuerte; vivir el día a día y saltar los obstáculos cuando vengan.... No adelantar acontecimientos. Duro y difícil decidir tomar el camino de la separación y mas cuando hacia muy poco tiempo que había fallecido mi padre, un hecho que fue un detonante y que me hizo ver lo que no veía.....
Recuerdo una frase: "Oye, deja ya de llorar que por mas que llores tu padre no volverá jamás y la casa se desmorona"... Tal cual..... Esa noche tomé la decisión. Y por mucho que te digan lo pasas fatal, porque que rompas tú no quita dolor, quizás lo hace mas llevadero pero es duro igual y lo sientes como un fracaso...
No nos engañemos y los fracasos necesitan su luto y yo tenía dos lutos por delante. Pero te aseguro que te haces fuerte, que se puede sobrellevar al principio como puedes, llevarlo al cabo de unos años y llevarlo divinamente al cabo de otros y luego ya.... Pues como si nada (si no dan por saco, ¿eh?).
 Lo realmente duro es separarte de tu hija pequeña cada 15 dias... Eso no es duro, es lo siguiente y doloroso, y lloras y llorarás mucho... Pero es uno de los precios que hay que pagar, un muy alto precio que pagas tú y paga tu hijo. Lo que está claro es que no debes aguantar la situación de pareja por un hijo.... Ni por uno, ni por dos ni por nada. Noooooo nunca!!!!! Si tu eres feliz transmitirás esto a tu pequeño.
Aguantar para qué? Hasta que crezca? Engañarte a ti misma y lo que es peor, a tu hijo? Que viva una realidad que no es? Por qué? Porque te han dicho que le crearás un trauma de por vida? Por miedo a las etiquetas y estigmas que le pongan? Un matrimonio y valores que no son? Aquí difiero de mucha gente que alegremente dicen que hay que aguantar por los hijos.
(Véase este post).
Haz lo que creas firmemente que debes hacer. Este es el mejor consejo que puedo darte porque si lo haces convencida y firme casi que no cabrán los famosos y porculeros ¿¿¿y si??? No escuches a nadie que te diga.... Trankila eres joven y reharás tu vida..... Ni caso..... Rehacer tu vida ya lo estas haciendo desde el momeneto en que te separas, rehacer la vida no es ligarte de nuevo a alguien.... Aprovecha para aprender a estar sola, a conocerte más, a disfrutar incluso de los silencios y serás emocionalmente independiente (básico para establecer relaciones posteriores de pareja y de lo que sea). Y desde luego borra de un plumazo a cualquiera que te insinúe: deberías haber aguantado...... Tú como Alaska: no quieres mas dramas en tu vida!!!!!
Un beso y mucha fuerza.
Mamádedos. © 2015



____________________________________________



Hola a todos.

En esta pequeña tribu me conocéis como Natalia Gbrady y, la verdad, no veo motivo para esconderme. Mejor o peor, esta es mi historia.

Conocí al papa de mi hija mayor a los 18 años, era profesor de mi instituto... Una historia muy manida, lo se! Pero así me enamore de él y de todo lo que suponía estar con una persona 29 años mayor que yo: su cultura, su experiencia vital... todo.

Bueno, pues 7 años después nació mi hija mayor después de 2 años de tratamiento por una vasectomía que él tenia realizada, pero por fin conseguí mi sueño de ser mamá! Y para mi sorpresa, él, que no quería más hijos y solo lo hacía por mí, se enamoró perdidamente de nuestra ratita y se volcó en ella.

De repente yo dejé de existir en su mundo. Todo su tiempo era solo para nuestra hija y, poco a poco, me desenamoré. Tan simple y tan rotundo!! Así que con 28 años vi que eso no era para mí. Ser infiel nunca entró en mis planes, lo respetaba demasiado, así que decidí separarme. A él casi le dio algo porque no se lo esperaba, así que llegaron meses difíciles, dudas, miedos que todas tememos a que "nos quiten" a nuestros bebes, pero al final el entendió que eso no era vida, ni para él ni para mí, ni mucho menos para la bebé.

Al poco me encapriché (nunca estuve enamorada, ahora lo sé) de alguien que me trató muy, muy mal, que me robo la autoestima, que me hizo sentir tanta vergüenza que jamas conté lo que estaba viviendo a nadie. No os preocupéis este personaje no duró mucho en mi vida, pero me dejó marcada. Tenía miedo de conocer a nadie, vivía amenazada y a la espera de no sé cuántos juicios, así que imaginaos mi sorpresa cuando en todo este embrollo conozco al hombre de mi vida! A mi compañero, mi amigo...y papá de mi segunda hija!

Ufff... qué puedo deciros a las que estáis pasando por esto??? Pues que seáis fuertes! Que intentéis hablar con vuestras parejas, que entiendan que ya no hay nada, que os dejen volar! Y si es a la inversa, pues que no se acaba el mundo cuando alguien no te quiere, pero que tengáis claro que cualquier cosa no es amor, que no tengáis miedo de separaros, de denunciar si os tratan mal, no os avergoncéis porque eso alimenta al enfermo y, sobre todo, que TODAS OS MERECÉIS SER AMADAS, RESPETADAS y VALORADAS por la persona con la que compartís vuestra vida!!!

Como lo lleva mi hija mayor??? Buena pregunta! Solo tenia 2,5 años así que realmente no ha conocido otra cosa con su papá, así que lo lleva bien. Mi segunda historia le rozó más de lo que en su momento yo era capaz de admitir, pero gracias a mi pareja actual (su papi) lo ha superado, es más fuerte y, después de mucho hablarlo, de preguntas a las que contesté con la mayor honestidad posible, decidimos no volver a hablar jamás de lo que nos pasó. Nos mudamos, nos fuimos de la casa que nos traía malos recuerdos! Tiramos juguetes que a ella le hacían recordar, vendimos el coche... En fin, limpié su corto pasado de elementos que la llevaran a recordar y mi pareja hizo el resto: le devolvió la confianza, desde el primer momento le respeto su tiempo...y ahora somos una familia feliz. Su padre también forma parte de nuestra familia, nos tratamos con cariño y respeto, me gusta pensar que me lo merezco, pero creo que he tenido mucha suerte!!!

Ojalá, todas consigáis lo mismo que tengo yo!!!! (Aunque a veces pienso..."con lo bien que estaba yo sola" jajajajaa) animo, espero que os sirva de algo!



__________________________________________________________________






Hola, soy Marga Pérez. No me importa que deis mi nombre.

Me casé y tuve un nene y una nena. Me separé estando embarazada de 8 meses cuando el mayor tenía 4 añitos. Volví a casa de mamá (un bálsamo en ese momento). Él se volvió para su país ( USA) y no hemos vuelto a tener contacto.

Mis hijos, por suerte, creo que fueron felices, gracias a mis padres y hermanos. Yo creo que estuve llorando como dos años, pero ya se sabe, el tiempo lo cura todo. Y pasó el tiempo.

Yo vivía por y para mis hijos.

Al cabo de cinco años, la vida me devolvió la ilusión. Puso delante de mí a un hombre que se colgó mis mochilas a sus espaldas. Y la vida me dio dos hijos más.

Mi mensaje es de esperanza para todas: Es cierto que tu mundo se desmorona pero, por suerte, esas parejas que se fueron nos dejaron el motor que hace que nuestra vida arranque cada mañana. Y un consejo, sobretodo, nunca, nunca, nunca, le habléis mal de su padre a vuestros hijos. Decidle que lo amasteis como a nadie pero no pudo ser. La vida os lo devolverá y, si no os pone a nadie más en vuestro camino, tenéis a vuestros hijos. Qué más le podéis pedir a la vida!!!

Mucha fuerza y ánimo para todas!!!!.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

La información ofrecida aquí es gratuita. Dejando un comentario, que puede ser anónimo, nos ayudas a posicionarnos mejor en los buscadores para que más familias que nos necesitan puedan encontrarnos.
¡Gracias!