Cómo hacer tu propia cosmética natural en casa. 1ª parte

A raíz de la preocupación de las mamás por utilizar cosméticos naturales para el cuidado de sus bebés, surge la necesidad de aplicarlos también para ellas, por el contacto permanente que mantienen con sus bebés, que hace que productos químicos aplicados sobre su piel puedan causar en el niñ@ irritaciones o dermatitis, especialmente ahora que llegan los meses de calor.

En este post presentaremos la técnica para la elaboración de cosméticos naturales, las propiedades de cada componente que podemos añadir y la receta del jabón y la crema base.
Sobre esa crema base, en la segunda parte del post, daremos un recetario completo de cremas cosméticas naturales.






Hacer una crema cosmética (CC) es sencillo, se trata de emulsiones:
Una emulsión es la mezcla de sustancias insolubles gracias a un emulsionante natural.
Existen varias opciones emulsionantes (ceras, arcillas, bórax, almidón, harina…) que ayudan a que los ingredientes pilares de una CC (agua + aceite, que son insolubles) , emulsionen.


Los pasos básicos al elaborar una CC son 2:

  •  1) Pasos en caliente: Para poder mezclar todos los ingredientes y emulsionarlos, el paso clave es calentar la cera de abejas al baño María hasta su disolución, una vez disuelta la cera se añaden los aceites vegetales, y siempre lo último el resto de ingredientes de elección que definen la CC final. Todo ello poco a poco, respetando la misma temperatura, es decir, si la cera está disuelta (caliente) al añadir el aceite vegetal éste debe estar también caliente (templado, jamás hirviendo) al baño María, y lo mismo si le añadiéramos agua a la mezcla (previamente calentada al baño María) 
  •  2) Paso último en frío: Una vez frío se añaden los aceites esenciales, no antes, es siempre el último paso en frío para evitar destruir con el calor sus altas propiedades y su alta fragancia. Todo este proceso de elaborar una CC no dura más que tan sólo unos 10 minutos. 

Conservación:

-Las CC hay que guardarlas siempre en tarro de cristal, o en tarro de barro natural, o de acero inoxidable. El cierre debe ser hermético para evitar su pronta oxidación. Guardamos los tarros en lugares frescos y mejor a oscuras (en un cajón mismo). La duración media de la crema de unos 6 meses.
-Los jaboncitos, una vez elaborados necesitan un primer secado de un día, en un lugar plano y alejado de la luz solar (pues se decoloran). Pasadas 24 horas se guardan preferiblemente en recipientes metálicos (latas de galleta, por ejemplo) sin juntar variedades, y se dejan secar dos semanas antes de usarlos.


Materiales: 

  •  Cera de abejas: producto natural que se extrae del mismo panal de las abejas. La cera de abejas nutre la piel increíblemente. Es emoliente, cicatrizante, bactericida, antiinflamatoria… Clara acción antiséptica. Actúa como emulsionante entre el aceite y el agua. 
  • Manteca de karité: producto natural que se extrae del prensado de las nueces de karité. Otro gran hidratante, emoliente, regenerante, cicatrizante. 
  • Manteca de cacao: emoliente natural, que se extrae del grano del prensado del grano de cacao. Con gran propiedad hidratante, pues es un producto muy graso, perfecto para las pieles más secas. 
  • Aguas florales: como el agua de azahar, agua de rosas… son destilados naturales que se extraen de las mismas flores. Contienen un 1% de aceite esencial de la flor, por ello son aguas con propiedades naturales, balsámicas y refrescantes. Sin alcohol, ni conservantes. 
                        -Agua de azahar: Excelente tónico, adecuado para todo tipo de pieles. Tiene propiedades tonificantes, balsámicas, hidratantes, protectoras y calmantes. Es un antiséptico natural que regula el exceso de sebo. Indicada también en caso de piel apagada y/o sin vida. Previene y trata los capilares rotos. 
                        -Agua de rosas: Gran tónico natural, apto para todo tipo de pieles. Cuida especialmente las pieles sensibles, secas, irritadas... Acción rejuvenecedora por sus propiedades antioxidantes y regenerantes. Agua suavizante, antiinflamatoria, antialérgica, descongestionante, antiséptica, cicatrizante, antibacteriana. Aporta vitalidad a las pieles apagadas. 
                        -Si no empleas aguas florales, puedes sustituirlas por agua destilada en la elaboración de las CC. No empleamos agua mineral natural, pues esta se estropea fácilmente a diferencia del agua destilada. 


  • Bórax: (borato de sodio) es una sal natural del sodio del ácido bórico, que se extrae de las riberas de lagos alcalinos naturales. Emulsionante natural de acción antiséptica y con propiedades conservantes naturales. 
  • Aceites vegetales sin perfume: soja, girasol, almendras, oliva, jojoba, coco, caléndula..... Absoluta afinidad con la piel, no irritan. Contienen vitaminas naturales (A, D, E, F, K, etc...). Emolientes e hidratantes. Suavizan, desecan y otorgan elasticidad a la piel. Nutren en profundidad la piel. 
  • Aceites esenciales: son altamente concentrados y poderosos, y sólo muy pocos y en casos concretos pueden usarse sin diluir (lavanda, árbol del té... en casos de heridas, granos...). Propiedades de los aceites esenciales: 
                    - Afrodisíacos: jazmín, neroli, rosa, sándalo, salvia, ylang ylang. 
                    - Anafrodisíacos: lavanda. 
                    - Analgésicos: lavanda, camomila, romero. 
                    - Antidepresivos: geranio, jazmín, lavanda, camomila, naranja, neroli, rosa, salvia, sándalo, ylang ylang. 
                    - Antiinflamatorios: caléndula, lavanda, camomila, mirra. 
                    - Antisépticos, bactericidas: todos son antisépticos, más efectivos: árbol del té, limón, lavanda, romero, sándalo, eucalipto. 
                    - Antivirales: árbol del té, lavanda. 
                    - Astringentes: tensan la piel: cedro, ciprés, incienso, mirra, rosa, sándalo. 
                    - Bactericidas: árbol del té, eucalipto, limón, lavanda, romero, todos los AE tienen acción bactericida. 
                    - Béquicos: facilitan la tos: lavanda, sándalo. 
                    - Cefálicos: aclaran, despejan y estimulan la mente: romero, menta 
                    - Citofilácticos: regenadores de las células: todos los AE, especialmente: lavanda, mirra, árbol del té, neroli. 
                    - Colagogos: estimulan el flujo de la bilis: camomila, lavanda, menta, romero. 
                    - Desintoxicantes: ayudan a liberar el cuerpo de impurezas: hinojo, rosa. 
                    - Desodorantes: ciprés, eucalipto, lavanda, neroli, limón, salvia. 
                    - Diuréticos: cedro, ciprés, geranio, hinojo, incienso, camomila, romero, sándalo, naranja, limón. 
                    - Emagogos: causan la menstruación: lavanda, camomila, mirra, romero, rosa, salvia. 
                    - Estimulantes: aumentan la actividad: eucalipto, geranio, menta, romero, limón. 
                    - Expectorantes: ayudan a la expulsión de flemas: eucalipto, mirra, sándalo. 
                    - Febrífugos: disminuyen la fiebre: árbol del té, eucalipto, camomila, menta. 
                    - Fungicidas: tratan hongos, levaduras, etc: árbol del té, lavanda, mirra. 
                    - Hepáticos: fortalecen el hígado: ciprés, limón, camomila, menta, romero. 
                    - Hipertensivos: elevan la tensión sanguínea: romero, salvia. 
                    - Hipnóticos: facilitan el sueño: lavanda, camomila, neroli, ylang ylang, mandarina. 
                    - Hipotensores: bajan la tensión sanguínea: lavanda, ylang ylang. 
                    - Inmunoestimulantes: aumentan la respuesta de las defensas: árbol del té, lavanda, limón. 
                    - Nervinos: fortifican el sistema nervioso: lavanda, camomila, romero. 
                    - Rubefacientes: aportan calor local y rojez a la piel: eucalipto, romero. 
                    - Sudoríficos: facilitan la sudoración: árbol del té, camomila, menta, romero. 
                    - Tónicos: fortifican: árbol del té, geranio, incienso, lavanda, camomila, mirra, neroli, rosa. 
                    - Uterinos: efecto tónico sobre la matriz: jazmín, rosa, salvia 
                    - Vasoconstrictores: contraen los vasos sanguíneos: ciprés, manzanilla, rosa. 
                    - Vasodilatadores: expanden los vasos sanguíneos: lavanda 
                    - Vulnerarios: facilitan la cura de heridas: árbol del té, benjuí, lavanda, camomila, mirra. 

               -Para piel delicada, piel seca: geranio, jazmín, mirra, naranja,  sándalo, ylang ylang, lavanda, manzanilla 
               -Para piel mixta, piel normal: manzanilla, lavanda, petit grain, geranio, rosa, naranja, geranio 
               -Para piel grasa: cedro, ciprés, árbol del té, lavanda, limón, geranio, pachuli 
               -Para todo tipo de cueros cabelludos con problemas: tomillo y romero
               -Eficaces contra el cabello graso: tomillo, menta y romero. El romero aporta brillo, oscurecen el cabello dando un color más intenso. 
               -Cabello seco: perejil, salvia, ortiga 
               -Volumen y brillo natural: tilo, ortiga, perejil, salvia 
               -Cabello seco: Aceites esenciales: sándalo, rosa 
               -Cabello graso: Aceites esenciales: petitgrain, enebro, lavanda 
               -Cabello apagado: Aceites esenciales: pachuli, palmarosa 
               -Cabello normal: Aceites esenciales: incienso, naranja 
               -Cabello fino, quebradizo: Aceites esenciales: romero, ylang ylang 
               -Cabellos claros: Aceites esenciales: limón, manzanilla. 
               -Cabellos oscuros: Aceites esenciales: romero, cedro, pachuli. 
               -Psoriasis capilar: Aceites esenciales: árbol del té, manzanilla 
               -Caspa: Aceites esenciales: árbol del té, geranio, romero. 
  • Colorantes alimentarios (opcional): 
  • Arcilla blanca: El Kaolín (arcilla blanca) es una sustancia natural capaz de frenar la proliferación de microorganismos patógenos y favoreciendo una reconstitución celular saludable. Realiza a su vez una limpieza muy completa, por su alto poder antibacteriano, sin dañar el equilibrio natural de la piel. 
  • Escamas de jabón natural (de glicerina, de elaboración propia, de Marsella…).
  • Bloque de glicerina: Para elaborar jaboncitos transparentes. Se disuelve completamente al baño María, pudiendo añadir aceites esenciales, colorantes, hierbas…
  • Aguas florales: con propiedades naturales, balsámicas y refrescantes. Puedes sustituirlas por agua destilada (se encuentra fácilmente en supermercados) No empleamos agua mineral natural, pues esta se estropea fácilmente.
  • Leche en polvo: Contiene todas las propiedades y altos nutrientes de la leche. Intenso hidratante y reparador de la piel, pues regenera el colágeno. Suavizante. Humectante. Acción astringente y recupera el PH ácido natural de la piel. 
  • Hierbas secas: Aportan color, textura natural, e inclusive parte de sus propiedades a los jabones naturales. Interesantes para añadir al champú.
  • La caléndula, de propiedades curativas y anti-inflamatorias es una de las mejores hierbas para el tratamiento de los problemas de la piel y el cuero cabelludo. 

 Utensilios:

Cacerolas para el baño María, recipientes de cristal resistentes al calor para el baño María, cucharas, báscula de cocina, frascos para envasar de cierre hermético (tarro de cristal, o en tarro de barro natural, o de acero inoxidable), etiquetas, recipientes y vasos de plástico, cuchillo, rodillo, moldes variados (de galletas, para cubitos de hielo…), vaso graduado, embudo, batidora, colador...


Notas:

  • La manteca de cacao puede sustituir a la manteca de karité y viceversa. 
  • La manteca de cacao es más aromática que la manteca de karité, aspecto a tener en cuenta si buscamos una CC aromática concreta. 
  • Una crema de textura compacta tendrá más cera de abejas que aceite. 
  • Una crema de textura más suave tendrá más aceite que cera de abejas. 
  • La manteca de cacao y la manteca de karité se funden al baño María antes que la cera de abejas. 
  • Las mantecas pueden sustituir a los aceites vegetales. 
  •  Para elaborar jabones y champús, deja volar la imaginación: café molido , miel, almendras trituradas, cáscaras de cítricos desecadas, miel, leche en polvo, infusiones de flores… 
  • En los champús, las escamas de jabón natural se pueden sustituir por champú básico de herbolario.




Crema base 

Ingredientes para 50ml de crema:

  • 2 gramos de cera de abejas 
  • 2 cucharadas de aceite de almendras dulces 
  • 1ml de bórax 
  • 2 cucharadas de agua floral o destilada 
  • 6 gotitas de aceite esencial 
  • 1 gotita de colorante alimentario 
Elaboración:

  • Colocamos la cera de abejas al baño María para su disolución 
  • Entibiamos el aceite de almendras paralelamente también al baño María. 
  • Entibiamos el agua floral al baño María y disolvemos el bórax 
  • Añadimos a la cera diluida el aceite de almendras poco a poco, luego el agua floral y mezclamos bien. 
  • Dejamos enfriar, pero cuando empiece a cuajar (al enfriar) añadimos la gotita de colorante y las gotitas de aceite esencial. Remover bien. 
  • Colocamos la crema en frascos una vez fría.



Jabón básico 

Ingredientes:

  •  1 l. de aceite de oliva 
  • 125 gr. de sosa cáustica (de venta en droguerías y supermercados) 
  • 300 ml de agua . 
Elaboración
  • Ponemos a calentar para templar en una cazuela el aceite de oliva a fuego lento. 
  • En un recipiente a parte colocamos el agua y con sumo cuidado poco a poco la sosa cáustica removiendo hasta que se diluya por completo. Hay que hacerlo en lugar ventilado por los vapores que emana la mezcla, y tomar medidas de seguridad para evitar salpicaduras (guantes, gafas). 
  • Una vez bien disuelta la sosa en el agua hasta que quede transparente, vertemos poco a poco la mezcla al aceite que está en el fuego lento. Lo importante es que las temperaturas de ambos (agua+sosa y aceite) sean similares. Mientras, vamos removiendo. Este proceso a fuego muy lento y removiendo sin parar durante una media hora, en que la textura irá cambiando de liquida hasta tipo mayonesa. 
  • Una vez alcance la textura de mayonesa apagamos el fuego, y seguimos removiendo un rato más, a medida que va enfriándose y solidificándose el jabón poco a poco adquiere textura más pastosa. Con la textura pastosa podemos ya enmoldar el jabón bien prensado, en el molde deseado previamente untado con aceite. 
  • Dejamos un secado de 24 horas y cortamos el jabón en pastillas. Luego necesitará un segundo secado de 2 semanas antes de su uso. 

1 comentario:

  1. Hola, me gustaría saber dónde puedo comprar los productos para hacer la crema base gracias

    ResponderEliminar

La información ofrecida aquí es gratuita. Dejando un comentario, que puede ser anónimo, nos ayudas a posicionarnos mejor en los buscadores para que más familias que nos necesitan puedan encontrarnos.
¡Gracias!