Desarrollo cognitivo

La cognición es la capacidad del niño de procesar la información a partir de sus percepciones. Es, por tanto, todo lo relacionado con el conocimiento: como capta la realidad y la asimila.

Este conocimiento, a su vez, es el cúmulo de información que se dispone gracias a un proceso de aprendizaje o a la experiencia, de modo que experiencia y cognición se influyen mutuamente.

El desarrollo cognitivo está vinculado a la capacidad natural que tienen los seres humanos para adaptarse e integrarse a su ambiente: Hasta los 3 años, el pensamiento está muy ligado al desarrollo perceptivo y motor. A partir de esa edad, la creciente capacidad de abstracción permite un pensamiento que se irá haciendo cada vez más lógico. Pero el pensamiento lógico implica que el niño sea capaz de dominar una serie de operaciones cognitivas: la clasificación, la seriación, la conservación y la adquisición del concepto de número.

Además, pensamiento y lenguaje están interrelacionados: el lenguaje es un instrumento de conocimiento y aprendizaje, y el desarrollo del pensamiento hace que el lenguaje progrese.

La teoría más aceptada sobre el desarrollo cognitivo hasta hoy en día la desarrolló el psicólogo Piaget (1896-1980), que dividió el desarrollo en periodos y subperiodos desde el nacimiento hasta los quince años. Resumo esta teoría para dar una idea general del desarrollo de la capacidad cognitiva del niño (las edades, como siempre, son orientativas, pero el orden de estas fases es el mismo en todos los niños):

 -Periodo sensoriomotor (del nacimiento hasta los dos años aprox.): La inteligencia es fundamentalmente práctica, unida a lo sensorial y a la acción motriz: 

  • Subestadio 1: Los reflejos. El niño comienza su adaptación al mundo mediante reflejos innatos. Algunos les acompañarán durante toda la vida, como el estornudo, otros irán desapareciendo y otros se convierten en acciones voluntarias. 
  • Subestadio 2: Reacciones circulares primarias. Las primeras adaptaciones son acciones que surgen al azar y que le resultan agradables al niño y este las repite una y otra vez. Son acciones centradas en su propio cuerpo. Empiezan las primeras anticipaciones (cuando ve el biberón abre la boca). 
  • Subestadio 3: Reacciones circulares secundarias. Alrededor de los seis meses, las acciones empiezan a centrarse en el exterior. Aparece la imitación de movimientos y sonidos, comienza la "conservación del objeto" (se da cuenta de que, aunque ya no vea el objeto porque lo hemos escondido detrás de otro, sigue existiendo). Disfruta con la repetición e intenta influir sobre los demás para que repitan lo que le gusta. 
  • Subestadio 4: Coordinación de los esquemas secundarios. La capacidad de atención aumenta. Ya es capaz de buscar objetos ocultos. Se inicia la intencionalidad, unida a la comprensión de la causalidad. Es capaz de imitar movimientos con partes de su cuerpo que no ve, como la boca, e imitar conductas que no estaban en su repertorio aunque estas deben mejorar. 
  • Subestadio 5: Reacciones circulares terciarias. A partir del año, al repetir una conducta, el niño va introduciendo cada vez pequeñas variaciones para observar lo que sucede (experimenta y, cuando no consigue lo que quería, vuelve a intentarlo). 
  • Subestadio 6: Invención de nuevos medios a través de combinaciones mentales. Comienza la cognición, la obstracción, la simbolización. Por ejemplo: observando un efecto, puede determinar su causa; en la imitación, ya no necesita al modelo delante; etc. 
 -Estadio preoperatorio (entre los dos y los siete años aprox.): Las características más importantes de esta etapa son: 

  • El egocentrismo: El niño se está autoconociendo y diferenciando de los demás. Es una etapa basada en el "mí", "mío" y "yo". 
  • La Conservación. Aún no son capaces de abstraer algunos conceptos. Por ejemplo: Un niño de esas edad, creerá que hay más agua en un vaso de tubo que en otro vaso más corto y ancho (de la misma capacidad), incluso aunque viertan el agua de uno a otro delante de ellos. Esto está relacionado con la falta aún del concepto de "reversibilidad". 
  • Monólogos colectivos. Van narrando su juego, representan mentalmente la acción en forma de palabras, aunque no dominan aún la comunicación bidireccional más allá de lo práctico.. 
  • El animismo: Atribuyen "vida" (sentimientos, intenciones...) a objetos inanimados. 
  • Es la etapa del juego simbólico. 

Estas etapas se consideran imprescindibles en el desarrollo del niño y no deben censurarse. La teoría de la crianza con apego se basa en el respeto a los ritmos del niño y a su libre desarrollo. Para que el niño se desarrolle con normalidad, basta con proporcionar al niño una base sólida desde donde podrá ir explorando el mundo, basado en el apego seguro. Por supuesto, siempre podemos tener a su disposición objetos y juegos y que estimulen su curiosidad, que les muestren nuevos materiales, etc., y que estimulen su imaginación y favorezcan así el desarrollo de su cerebro: siempre será mejor utilizar juguetes con pocas actividades predefinidas, sin saturación de luces ni sonidos, etc.

Relacionado con esta manera de mostrarles el mundo, destacan pedagogías alternativas como Waldorf o Montessori, basadas en la libertad del niño de actuar a partir de un entorno seguro y estimulante creado para favorecer su desarrollo.


Cris. Educadora social especializada en atención temprana, mamá de dos y directora editorial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La información ofrecida aquí es gratuita. Dejando un comentario, que puede ser anónimo, nos ayudas a posicionarnos mejor en los buscadores para que más familias que nos necesitan puedan encontrarnos.
¡Gracias!