PROTECTORES SOLARES (ESOS GRANDES DESCONOCIDOS)




Ahora que se acerca el verano. Yo soy de piel blanca, pero blanca más bien transparente  y cuanto menos ropa y más sol me quemo seguro.  Hace unos 6 0 7 años que no tomo el sol, ni voy a la playa, ya no tomo el sol, en cada exposición me salen granitos rojos, pequeños y que pican mucho. Así que ya no tomo rayos del sol, sino rayitos de la luna.
¿Qué son los rayos UVA?
 Son los que hacen que nos bronceemos (bronceado directo) y envejezcamos.
¿Qué son los rayos UVB?
Los rayos UVB provocan las quemaduras y aumentan el riesgo sufrir un cáncer a largo plazo, por lo que son los más peligrosos, operan sobre las células productoras de melanina, activando su producción y oxidándola, provocando el denominado "bronceado indirecto o duradero". Por ello, es necesaria una doble protección: contra los UVA y los UVB.
El factor de protección solar (spf), nos dice cuánto tiempo puede estar alguien expuesto al sol antes de quemarse llevando crema puesta. Por ejemplo:
FPS 50= 50 VECES 10 MINUTOS (500 minutos) para piel blanca que en 10 minutos de exposición se pone rosada
FPS 50= 50 VECES 20 MINUTOS (1000 minutos) para piel morena que tarda 20 minutos en quedar rosada por el sol.
Si tenemos en cuenta que éstas cremas se prueban en laboratorio, usando a veces , hasta el doble de producto que nosotros nos ponemos, veremos que estamos dejando expuesta nuestra piel a una verdadera barbaridad de sol.
Es decir, cuanto más clara es la piel, menor la protección del filtro solar. Sin embargo, el tiempo no aumenta de manera exponencial según aumenta el número de SPF, un SPF 15 bloquea el 93.3% de los rayos UVB, un SPF 30 el 96.7% y un SPF 50 cerca de 98%. Es por esto que finalmente en las etiquetas encontramos la clasificación “protección baja”, “protección media” y “protección alta”

¿Y los rayos UVA? Esa radiación, que es muchas veces pasada por alto, porque no quema la piel, también está asociada a los cánceres de la piel. La mayor evidencia es el hecho de que esa enfermedad es cada vez más común, incluso con el uso de los filtros solares. Además, los rayos UVA tienen gran importancia estética, ya que es la radiación responsable por el envejecimiento de la piel y por su pigmentación. La gran dificultad de los protectores solares está en protegernos de esa radiación. Los test no consiguen precisar cuán protegidos estamos y, por lo tanto, no existe un factor estandarizado que nos indique esa protección. Las etiquetas de los productos suelen indicar “protección UVA/UVB” puede significar que el producto ofrece protección anti-UVA, aunque no se sabe a ciencia cierta cuál es la verdadera protección que nos proporciona. Todos los protectores solares con clasificación SPF entre 2 y 14 no protegerán contra los rayos UVA

Vale, ¿y ahora qué? ¿Cómo nos protegemos? ¿Qué crema solar nos ponemos? ¿Qué tenemos que elegir?

Dentro de los protectores solares existen dos grupos de filtros solares:

1.- Los químicos (cinamatos, benzofenonas o derivados del benzimidazol, phenol, avobenzone, octinoxato,…), absorbentes químicos trabajan mediante la absorción de la radiación ultravioleta (UV) y pueden ser diferenciados por el tipo de radiación que absorben, UVA o UVB. Estos actúan absorbiendo la radiación solar y son potentes alérgenos y disrruptores hormonales, es decir, interfieren en el correcto funcionamiento hormonal al actuar de forma similar a las propias hormonas de nuestro organismo. Los ingredientes activos de los protectores solares químicos, justamente al estar en contacto con el sol, se descomponen y crean radicales libres, moléculas altamente reactivas que generan una desorganización en las membranas celulares del organismo, dicho desorden es letal para la célula. Los radicales libres pueden atacar el núcleo de las células de la piel y causar mutaciones.

Suena completamente paradójico pero los protectores solares químicos en contacto con el sol acaban siendo absolutamente dañinos para nuestra piel.

2.- Por otra parte encontramos los protectores solares físicos que sontanto  eficaces en la protección contra los rayos UVA como en los UVB. Los dos protectores solares físicos más comunes son el dióxido de titanio y óxido de zinc, minerales que forman una pantalla sobre nuestra piel que actúa reflejando o dispersando la radiación UV.
A parte de que no contengan químicos y sean más naturales, las grandes ventajas de los protectores solares físicos es que son más seguros y protegen con los rayos UVB y UVA, que como ya hemos mencionado los químicos no nos aseguran un buen porcentaje de protección contra los rayos UVA, al ser sustancias minerales no son contaminantes para el medio ambiente; su efecto es inmediato, no hay que esperar un tiempo para que sean efectivo; son inocuos y no provocan alergias.

.

La protección solar es necesaria, dependiendo del tipo de piel en algunas un requisito indispensable, como la mía. Aquí te dejamos una entrada antigua con Cuidado de la piel frente al sol, son cuidados básicos que todos debemos repasar.

Un apunte, una prenda de algodón tiene un SFP 15. Si no puedes evitar estar al sol durante las horas más fuertes del día, cubre tu piel con un algodón tupido; colócate un sombrero, no expongas tu piel al sol en las horas de sol más fuerte… Las recomendaciones de cada año, pero que tenemos que recordar y estar atentas a ellas.

¿Y vosotras qué protector solar usáis? 

Toda la información técnica está sacada del Departamento de Salud y Servicios de FDA U.S (www.fda.gov) y de la Fundación del Melanoma (www.aimatmelanoma.net)

Información sacada de aquí:

http://www.laboutiquenatural.com/blog/blog-natural/2015/3/25/protectores-solares-fisicos-o-quimicos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La información ofrecida aquí es gratuita. Dejando un comentario, que puede ser anónimo, nos ayudas a posicionarnos mejor en los buscadores para que más familias que nos necesitan puedan encontrarnos.
¡Gracias!