Papá, no te escondas!

Papá, sal del armario!

Que haces ahí metido? No ves que pareces bobo? Porqué no opinas? Porqué no asumes tu responsabilidad? Venga, no tengas miedo. Si lo intentas lo conseguirás. Venga va que tu puedes. Sé que nunca realmente lo has hecho, que te has visto superado. Que empezaste con ganas y te quedaste en el camino. Que primero fue la comida, luego el médico, luego la ropa y que sólo te queda el juego. Que te has quedado como un simple proveedor.

Asume tu responsabilidad. Son también tus hijos, y debes hacerte cargo de ellos. No basta con trabajar hasta las tantas, darles un beso antes de que se acuesten y otro antes de irte a trabajar más unos ratitos de juego los fines de semana. Ellos no quieren eso; y no me digas que hay facturas que pagar, porque sí, hay facturas que pagar. Pero también hay besos que dar, abrazos que recibir, decisiones que tomar y responsabilidades que asumir. Y no conozco aún un sólo niño que prefiera jugar sólo a la Playstation 4 que jugar al escondite con su padre. Así que no te escudes en que trabajas tanto para darles todo lo que quieran. Eso es de cobarde, de los que se esconden en los armarios. Porque te excusas en "soy muy desastre", pero no me lo creo. No me creo que en tu trabajo utilices la misma excusa.

Es probable que cuando nacieron empezaras con ganas; ibas a todas las ecografías (almenos del primero), estuviste en el parto (si te dejaron) y te lo currabas mogollón en el puerperio: te levantabas a medianoche para estar con tu mujer mientras daba el pecho o le dabas tu el biberón. Le hacías masajes en los pies cuando el bebé dormía. Salías temprano de trabajar para que a ella no se le viniera el mundo encima. Pero poco a poco, te fuiste metiendo en el armario. Ella sabía mucho más que tú, porqué se había informado sobre lactancia, puerperio, alimentación y educación. El entorno tampoco ayudaba: las consideran a ellas como únicas responsables de educar y criar a los niños y a los padres como simples espectadores y proveedores. Y tu te lo fuiste creyendo.

Pero tu puedes cambiar eso. Puedes cambiarlo desde ya. Abre la puerta y sal del armario. Sé un hombre. No será fácil, los cambios no son fáciles. Y tampoco será inmediato. Tendrás que demostrar con tus acciones que quieres cambiar o te volverás y te volverán a meter en el armario. Tendrás que ser constante... dicen que los hábitos tardan 21 días en establecerse, así que ya sabes. #salpuntual y llega temprano a tu casa. Llévales al cole y recógelos la mitad de los días de la semana. Decide que ropa se ponen. Entérate de lo que tienen que llevar ese día al cole, de quienes son sus amigos, de que quieren hacer con su vida. Sé un hombre, asume tu responsabilidad para que tu pareja pueda asumir las suyas.



1 comentario:

La información ofrecida aquí es gratuita. Dejando un comentario, que puede ser anónimo, nos ayudas a posicionarnos mejor en los buscadores para que más familias que nos necesitan puedan encontrarnos.
¡Gracias!