CORAZÓN ELÁSTICO...



Un corazón elástico, es lo que parece a veces que tengamos algunos, me explico, un corazón elástico para aguantar de todo.

Conoces a una persona y te enamoras, piensas que nunca más podrás querer a nadie tanto, entonces te quedas embarazada y nace esa personita que hace que tu corazón se agrande para dar cabida a otro amor más grande si cabe, se estira y se amolda, llega hasta límites insospechados, piensas que no podrás aguantarlo, pero ves notas cómo crece cada día.



Tú vas por el mundo con el corazón henchido hasta límites increíbles, y viene de repente un opinó logo de esos que abundan tanto y te pincha esa burbuja que habías creado llenándote de dudas, cuestionando todo lo que tenías más que seguro ésta mañana, y vuelves a notar la elasticidad de tu corazón, ésta vez haciéndose pequeño, encogiéndose delante de esas palabras.



Llegas a casa y te encuentras con tu alma gemela, te pregunta que te pasa y en un momento te vuelve a hacer sentir en casa, vuelves a tener más que claras tus prioridades, tus dudas se vuelven a convertir en empoderamiento, vuelve a resurgir esa leona que se come a quién haga falta por su manada.
 Y te acuestas rodeada de manos, piernas, cabecitas, pero sobretodo de amor puro, duro y grande.

Tu corazón vuelve a estar lleno otra vez, ha demostrado su elasticidad otro día más.

Su capacidad de aguantar lo que le echen sin romperse, aunque a veces haya días en los que duela tanto que jurarías que se ha fisurado... pero no, no te falla, porque al final del día siempre hay algo que lo recompone. Un te quiero, un te quiero mami, una caricia medio dormida, una sonrisa mellada.

Y la vida vuelve a cobrar sentido otra vez para aguantar otro día más.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

La información ofrecida aquí es gratuita. Dejando un comentario, que puede ser anónimo, nos ayudas a posicionarnos mejor en los buscadores para que más familias que nos necesitan puedan encontrarnos.
¡Gracias!