#stopniñofobia

#stopniñofobia

Salgo a la calle con el mayor de la mano y la pequeña en la mochila, me dirijo al super, y de camino me cruzo a mucha gente,unos me miran con cara de pena, otros de ternura, y otros claramente como si en vez de una niña en una mochila llevara arrastrando una bola de demolición atada a una caden. 
Respiro hondo porque es el primero que veo, me cuesta no decir nada, porque cuando parí a mi hijo el mayor,  creo que perdí la vergüenza, y soy de palabra fácil.  

Llego al super y aguanto los comentarios diarios de la gente :
-¿No te pesa mucho?
-¿No es grande para llevarla ahí? 
-¿No te molesta para hacer la compra?
-¿No podrías dejarla con alguien?

No señores y señoras, no me molestan mis hijos ni para andar, ni para comprar, ni para vivir. Otra cosa es que les molesten a ustedes,  eso es casi lo más seguro, porque mis hijos no están callados cómo muertos, ni van vestidos de punta en blanco, ni van pegados a mi cómo lapas sin moverse.  
Mis hijos tienen libertad de movimiento, de pensamiento y de acción y eso molesta a muchísimas personas. 

Es como si la gente se olvidara de que las personas nacemos y somos bebés,  después niños,y luego adolescentes...  Señores, no nacemos con carrera y un manual de protocolo descargado en el cerebro. Alomejor lo que le gustaría a más de uno/a es que los niños estuvieran encerrados en casa hasta que tengan 20 Años, que nunca viajaran en un medio de transporte,  o fueran a ningún evento, o acompañaran a comprar a los padres,  o simplemente que respiraran.
Pues voy a darles una noticia,  las cosas están cambiando,  y por suerte cada vez hay más padres/madres concienciados en el tema de la libertad infantil,  personas que no quieren limitar a sus hijos y convertirlos en robots obedientes y sin personalidad,  menos mal.
La próxima vez que alguien me mire mal cuando mi hija llore, en la cola del super por ejemplo,  le pienso decir que si quiere me haga una foto, que durará más tiempo. 

3 comentarios:

  1. jajaja, me encanta la foto!
    Me viene a la cabeza una imagen: las princesitas en la coronación del rey. Lo estaban dando por la tele cuando me subieron a la habitación después de parir, la niña se me había dormido encima y yo no tenía fuerzas más que para mirar la tele como wuien ve girar una lavadora, pero recuerdo esa escena: las dos niñas sentadas, con una mano sobre la otra, sin mirar ni una sola vez a los bancos de atrás, sin rascarse ni sacarse un moco.... Qué pena me dio ver eso en ese momento.

    ResponderEliminar
  2. Genial! "No me molestan mis hijos ni para andar, ni para comprar, ni para vivir"

    ResponderEliminar
  3. Nos estamos deshumanizando. Hace años este comportamiento era impensable. Te podía molestar más o menos el llanto de un niño, pero creo que todo el mundo comprendía que la niñez forma parte del ciclo de la vida, y si te tocaba pasar unas horas en la sala de espera del hospital, o un viaje en avión al lado de un bebé llorón, simplemente aguantabas porque era algo normal, algo natural como la vida misma y que además, no te tienes que llevar al bebé a tu casa, tan sólo aguantar unas cuantas horas y no vas a morir por ello. En los últimos años, se está produciendo una corriente niñofóbica, donde las mujeres ya no quieren ser madres (ojo, me parece estupendo) y sustituyen a los niños por animales. Tener animales me parece precioso, yo misma tengo una mascota, pero hablo literalmente de sustituír. El amor hacia los animales se vuelve cada vez más grande (el falso amor, claro, ya que los quieren pero se quieren más a ellos mismos,y eso no es amor) mientras que el amor, ya no hacía los niños, sino hacia el ser humano, va desapareciendo. Hasta el punto en que sólo padecemos cuando vemos el maltrato animal, pero ya no sentimos nada al ver a una persona pasando hambre o siendo asesinada en las guerras.
    Triste, pero así es. Saludos.

    ResponderEliminar

La información ofrecida aquí es gratuita. Dejando un comentario, que puede ser anónimo, nos ayudas a posicionarnos mejor en los buscadores para que más familias que nos necesitan puedan encontrarnos.
¡Gracias!