Preguntas frecuentes BLW. I Parte

¿Qué es BLW? 
El Baby-Led Weaning en castellano se suele traducir como alimentación complementaria autor regulada por el bebé. Consiste, a grandes rasgos, en la introducción de la alimentación complementaria en trozos manejables por el bebé, esto es en forma de bastones más largos que su puño, de modo que pueda agarrar cómodamente y llevárselos a la boca de forma autónoma y sin ayuda del adulto que está supervisando mientras le da ejemplo comiendo a su lado.

¿Cuáles son sus beneficios? 
Con esta forma de presentar la alimentación complementaria, a trozos, cada alimento por separado y con su textura y sabor independiente favorece la autorregulación del pequeño y su percepción de la sensación de saciedad. También fomenta su autonomía ya que es capaz de comer por sí mismo (al principio sin cubiertos) como el resto de su familia con la que comparte mesa y comida.

 ¿Qué requisitos necesita cumplir el bebé? 
Para iniciar el BLW se deben dar varios hitos: Un mínimo de seis meses de lactancia (materna o artificial) exclusiva, debe mantenerse erguido, mostrar interés por la comida y ser capaz de llevársela por si solo a la boca.

 ¿Cómo se presentan los alimentos? Se van presentando los alimentos de uno en uno dejando dos o tres días entre los nuevos para estar seguros de que le produce reacción en caso de que algo le siente mal. Una vez que varios alimentos han sido incorporados satisfactoriamente en la dieta, puede pasarse a combinarlos entre sí para cocinar platos más elaborados, el objetivo a corto-medio plazo es que el infante pueda ser incorporado en las comidas familiares, con la precaución de no añadir sal a su ración al menos hasta el año.

 ¿Cómo sé si come lo suficiente? 
Cada bebé es el único que sabe cuánta comida necesita en cada momento y si en la toma de teta o biberón sabe en sus primeros seis meses de vida cuando está satisfecho y cuando tiene hambre, esto no cambia con la alimentación complementaria, si no que incluye los nuevos alimentos en el proceso.

¿Se atragantan? 
Para responder a esa pregunta hay que explicar varios conceptos antes. Diferenciamos en primer lugar dos tipos de reflejo. El llamado reflejo de extrusión, que consiste en el mecanismo de seguridad del que disponen los bebes, hasta alrededor del sexto mes, para evitar tragar cualquier cosa diferente a un pezón, es lo que sucede cuando queremos que use chupete, las primeras veces lo escupe, aunque si insistimos lo suficiente le haremos perder el reflejo y que acepte el chupete. El reflejo de arcada, por otra parte es lo que les permite gestionar la comida en la boca y deshacerse de los trozos demasiado grandes, produce gran angustia porque los padres tienden a pensar que su reflejo de arcada es igual al adulto, pero no es asi, los bebes lo tienen mas adelantado, casi en la punta de la lengua y va retrasándose hacia el fondo de la garganta según va creciendo. Cuando un bebe tose, hace esfuerzos y tiene una arcada, incluso aunque vomite algo de comida, no significa que este ahogándose, en realidad está aprendiendo a gestionar, mover los trozos de comida en la boca hasta conseguir retrasarlos lo suficiente para ser tragados. Es difícil mantener la calma y sobre todo no intentar sacar los adultos el trozo grande con los dedos porque podemos empujarlo más a fondo y provocar el ahogo en lugar de ayudar. El ahogo se produce cuando el bebe no puede respirar, ni emitir sonidos ya que algo está tapando su vía aérea. Es en este caso cuando es necesario realizar la maniobra de Heimlich para bebes. A pesar de que este es el gran miedo de todos los padres y los presagios agoreros del entorno insisten en que va a pasar por esta forma “moderna” de alimentación. Realmente el ahogo es algo que muy rara vez ha sucedido desde la fundación de este grupo, entre todos sus integrantes.

¿Iniciar el BLW cuando se mantenga sentado o cuando se siente por sí mismo? 
Este tema siempre es controvertido, porque hay dos opciones opuestas, la que aboga por permitir el movimiento libre del bebe y por tanto no contempla la opción de sentarlo si no ha llegado por sí mismo a esa posición, eso coloca el inicio de la alimentación complementaria alrededor de los ocho meses. Realmente la única pega que podría haber a esto es que las reservas de hierro pueden empezar a disminuir, estas reservas no se agotan de un dia para otro y si se ha dejado latir el cordón en el nacimiento, estas reservas llegan hasta alrededor del año. Los nenes comen de manera mucho mas hábil a partir de los ocho meses y muchas madres en el grupo han esperado a iniciar la alimentación complementaria en ese momento, siguiendo los ritmos de su hij@



Magnentia Snow y Lul J Del Val

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La información ofrecida aquí es gratuita. Dejando un comentario, que puede ser anónimo, nos ayudas a posicionarnos mejor en los buscadores para que más familias que nos necesitan puedan encontrarnos.
¡Gracias!